•  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, prometió hoy "devolver el oxígeno" a las pequeñas y medianas empresas (Pymes) del país mediante una serie de medidas, principalmente para reducir los plazos de pago de sus facturas por parte de empresas privadas y organismos del Estado.

Las medidas, que serán incorporadas como indicaciones a un proyecto de ley sobre el sector que se tramita en el Congreso (Ley de pago Oportuno), supone una "clara evidencia de nuestro firme compromiso con las pequeñas y medianas empresas", afirmo el mandatario en un acto celebrado en el sector santiaguino de Providencia.

Para Chile, es "esencial recuperar la capacidad de emprender, que muchas veces ha sido asfixiada en vez de promovida por el Gobierno", remarcó.

Mediante las indicaciones el proyecto en trámite, "vamos a acotar los pagos de las facturas a 60 días. Y a partir de ese día 60, comenzará a devengar intereses a favor del emisor de la boleta", anunció.

Las medidas incluyen también información pública sobre el comportamiento de pago de empresas, de forma de que aquellas que pagan de forma oportuna se vean reconocidas por la ciudadanía.

Piñera matizó, sin embargo, que "dada la compleja situación fiscal que encontramos al llegar al Gobierno, el sector público va a tener un plazo de tres años para adaptarse a esta ley, incluidos los Servicios de salud, la Central Nacional de Abastecimiento del Sistema Nacional de Servicios de Salud y municipalidades".

Según el mandatario chileno, la importancia de estas medidas está en que las Pymes son "el alma de la clase media" y en que "no estamos contentos con la situación actual, por lo que el proyecto de ley apunta a corregir esa situación.

Según datos oficiales, en Chile hay unas 880.000 micro, pequeñas y medianas empresas que, en conjunto, generan algo más de cinco millones de puestos de trabajo en el país, equivalentes a un 65 % del total.

En la actualidad, las Pymes afrontan largas esperas, de hasta seis meses o más, para que las empresas privadas o publicas de las que son proveedores les paguen las facturas, por lo que suelen caer en morosidad en sus obligaciones crediticias, tributarias o hasta salariales.

"Hoy muchas Pymes son víctimas del pago tardío". Eso les quita el oxígeno, que en el caso de las empresas es el financiamiento, la capacidad de crecer y desarrollarse y eso es malo para nuestro país", afirmó al respecto Sebastián Piñera.

La base del problema, explicó, consiste en que el comprador le pide un crédito al proveedor y fija las condiciones de pago, y el otro tiene que aceptarlas.

"Eso no es una relación justa", apostilló e indicó que "el proyecto de Ley Pago Oportuno es un proyecto al que le llegó su tiempo".