•   Jerusalén, Israel  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Ejército israelí disparó hoy con tanques contra un puesto militar de la organización islamista Hamás en el norte de la Franja de Gaza, en respuesta a un ataque recibido desde el interior del enclave costero, según un comunicado castrense.

"En respuesta a los disparos desde Gaza contra efectivos de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), las tropas de las FDI atacaron un puesto militar perteneciente a la organización terrorista Hamás", indicó el Ejército, que aseguró no haber sufrido heridos.

Israel enfrenta una ola de críticas tras el baño de sangre en Gaza

Fuentes de seguridad de Hamás en la Franja y medios locales señalaron a Efe que artillería israelí fue disparada en el este de la población de Yabalia contra un puesto militar que pertenece a grupos armados de Gaza, sin que se registraran heridos.

Buena parte de la comunidad internacional instó esta semana a Israel a la contención en el uso de la fuerza, tras las decenas de muertes del lunes, la cifra más alta desde 2014.

Las mismas fuentes dijeron que las tropas israelíes atacaron con artillería en el este de la población de Jan Yunis (sur del enclave) contra otro puesto militar, aunque el Ejército no confirmó esta información a preguntas de Efe.

Las Fuerzas Armadas también comunicaron un ataque desde Gaza contra una casa en la población israelí de Sderot, localizada cerca del enclave costero.

Israel asegura que las protestas del pasado lunes no fueron pacíficas, sino "disturbios orquestados por el grupo terrorista Hamás" para asaltar la valla de separación y entrar en su territorio a cometer ataques y considera que al menos 24 de los muertos palestinos del lunes eran "terroristas con antecedentes documentados de terror".

"La casa fue alcanzada por disparos de ametralladoras pesadas de la organización terrorista Hamás en la Franja de Gaza", precisó el Ejército.

Israel reabre el cruce con Gaza de Kerem Shalom tras dos días de cierre

Esta tarde también se registraron en el este de Jan Yunis pequeñas protestas por los muertos de los últimos días, en las que soldados israelíes dispararon contra los manifestantes, algunos de los cuales sufrieron asfixia por efecto de los gases lacrimógenos, declararon testigos a Efe.

La tensión en la Franja de Gaza es muy alta desde las protestas palestinas por la Gran Marcha del Retorno y contra el traslado de la Embajada de Estados Unidos a Jerusalén el pasado lunes, que se saldaron con 60 manifestantes palestinos muertos por fuego israelí, mientras que desde que empezaron las manifestaciones el pasado 30 de marzo ha habido un total de 110 fallecidos.

Israel asegura que las protestas del pasado lunes no fueron pacíficas, sino "disturbios orquestados por el grupo terrorista Hamás" para asaltar la valla de separación y entrar en su territorio a cometer ataques y considera que al menos 24 de los muertos palestinos del lunes eran "terroristas con antecedentes documentados de terror".

Buena parte de la comunidad internacional instó esta semana a Israel a la contención en el uso de la fuerza, tras las decenas de muertes del lunes, la cifra más alta desde 2014.