•  |
  •  |
  • AFP

Aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) no conoce a "ninguna persona enferma de gripe porcina contaminada por cerdos", tal como lo declaró hoy el doctor Keiji Fukuda, Egipto decidió sacrificar de "inmediato" todos los chanchos del país para evitar la aparición del virus en su territorio. Tras anunciar esta matanza, se convierte en el primer país en tomar tal medida.

"Se ha decidido empezar inmediatamente a degollar a todos los cerdos en Egipto, haciendo funcionar los mataderos al máximo", declaró a la prensa el ministro egipcio de la Salud, Hatem el-Gabali, tras un reunión con el presidente Hosni Mubarak. Las autoridades sanitarias de Egipto, donde no se ha detectado de momento ningún caso animal o humano de gripe porcina, decidieron también lanzar una campaña de sensibilización sobre el virus y aumentar la producción de máscaras quirúrgicas y de Tamiflu, según Gabali.

El ministro egipcio, cuyo país fue uno de los más afectados por la gripe aviar, estimó que la situación era "grave" y que Egipto "se tomaba la amenaza muy en serio".

La epidemia de gripe porcina, que partió de México donde podría haber matado a 159 personas, siete confirmadas, continuó propagándose con un primer fallecimiento en Estados Unidos y nuevos casos confirmados en Europa. Los primeros casos en Medio Oriente fueron confirmados ayer en Israel en dos hombres de 26 y de 49 años, que viajaron recientemente a México.

Cerdos no son responsables de la epidemia
Varios países, sobre todo asiáticos, decidieron cesar las importaciones de cerdo proveniente de México y de ciertos Estados estadounidenses. Sin embargo, los ganados porcinos no son, hasta que haya prueba de lo contrario, responsables de la epidemia de gripe, según el director general de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), Bernard Vallat.

A pesar de todo, la cámara baja del Parlamento egipcio hizo un llamamiento ayer a que se llevara a cabo "inmediatamente" la matanza de los cerca de 250.000 cerdos criados en el país como medida preventiva. La mayoría de los 80 millones de egipcios son musulmanes, por lo que la religión les prohíbe comer carne de cerdo. Los cristianos representan entre el 6 y el 10% de la población, según las estimaciones.

Algunos propietarios de criaderos de cerdo estaban furiosos con esta decisión. "Nuestros cerdos están en buena salud, son todo nuestro capital y no están enfermos", afirmó Adel Ishak, de Manchieyt Nasr, en el noreste de El Cairo. Ayman Saad, propietario de un criadero de cerdos en Batn al Baqqar, afirmó que las autoridades le habían asegurado que recibiría una compensación de 600 libras egipcias (alrededor de 80 euros) por cerdo degollado.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus