•  |
  •  |
  • EFE

El senador demócrata Dick Durbin responsabilizó hoy al presidente venezolano, Nicolás Maduro, de la seguridad del estadounidense Joshua Holt, detenido en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), en Caracas, donde se reporta un motín de "presos políticos".

"Hago directamente responsable al Gobierno venezolano de la seguridad de Holt y de su inmediata liberación", sostuvo el legislador en un comunicado.

La advertencia de Durbin se produce cuando continúa el motín que inició este miércoles en la sede del Sebin un grupo de "presos políticos" que denuncia "torturas" y que ahora ha pedido la intervención de la Iglesia católica y otros organismos, según informó la ONG Foro Penal venezolano.

Nicolas Maduro

El demócrata, que visitó recientemente a Maduro, subrayó que el Ejecutivo venezolano "solo está aislándose más a costa de su gente".

Durante el encuentro con el gobernante, Durbin le pidió que liberara a Holt y a su esposa venezolana que, según valoró, "están siendo retenidos por puros cargos políticos", un reclamo que Maduro estaba "considerando seriamente", según la versión del senador.

"Ahora, con las informaciones sobre las peligrosas revueltas emergiendo de la notoria Prisión de Helicoide (la sede del Sebin), Maduro no ha dado ese paso. Por el contrario, sigue avanzando imprudentemente con unas elecciones falsas mientras la gente inocente languidece en prisión", dijo.

En este sentido, no dudó en calificar al recinto del Sebin como "una cámara de tortura, donde el régimen retiene a prisioneros políticos", según el mismo comunicado.

El posicionamiento de Durbin llegó un día después de que se hicieran público dos vídeos de Holt en los que pide al "pueblo estadounidense" que lo saque de esa prisión.

"Están intentando entrar aquí y dicen que quieren matarme, que me quieren como una garantía. Necesito ayuda", enfatizó el preso estadounidense.

Según medios estadounidenses, Holt, un joven misionero mormón, viajó a Venezuela en a mediados de junio de 2016 para casarse con una venezolana a la que conoció por internet y se quedó allí de forma temporal a la espera de conseguir los visados para ella y sus dos hijas.

El próximo 30 de junio, Holt cumplirá dos años encarcelado en el país pese a que, según las autoridades estadounidenses, no pesan cargos formales contra él, mientras que desde el Gobierno venezolano aseguran que en un registro en su vivienda habían encontrado armamento y mapas detallados de Caracas.

La Embajada de EE.UU. en Venezuela manifestó este miércoles su preocupación por la situación de Holt.

Ante el motín, la Conferencia Episcopal de Venezuela (CEV) emitió un comunicado en el que pidió al Estado venezolano respeto a los derechos humanos de los "presos políticos".