•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los presidentes de las universidades de Harvard y Princeton, Drew Faust y Christopher Eisgruber, respectivamente, urgieron hoy al Congreso de EE.UU. a proteger a los beneficiarios del Estatus de Protección Temporal (TPS) que se han quedado sin protección tras la cancelación de sus programas.

"A menos que el Congreso actúe, cientos de miles de beneficiarios de TPS, incluidos muchos que contribuyen como empleados en nuestras instituciones, pronto perderán su capacidad de trabajar legalmente en EE.UU. y estarán sujetos a la deportación", apuntaron Faust y Eisgruber en una carta enviada a varios líderes del Congreso.

El TPS es un programa migratorio creado en 1990 con el que EE.UU. concede permisos de forma extraordinaria a los nacionales de países afectados por conflictos bélicos o desastres naturales.

La Casa Blanca apoya un camino a la ciudadanía para beneficiarios del TPS

En los últimos meses, la Administración del presidente estadounidense, Donald Trump, ha anunciado el fin de este alivio migratorio para los nacionales de seis países: El Salvador, Nicaragua, Honduras, Haití, Nepal y Sudán. Así, 195.000 salvadoreños, 55.00 hondureños, 50.000 haitianos y 9.000 nepalíes, entre otros, se han quedado sin la protección, por lo que ahora tienen entre 12 y 18 meses para regresar a su país o preparar alguna forma para cambiar su estatus migratorio.

Honduras dará apoyo legal a migrantes en EEUU tras cancelación de TPS

"Los beneficiarios de este programa lo han usado correctamente: han encontrado trabajos, comprado casas, empezado familias y se han convertido en miembros productivos de nuestras comunidades, incluyendo en nuestros campus universitarios", continuaron los líderes académicos. "Son familiares, amigos y vecinos de nuestros estudiantes, profesores y trabajadores", continuaron Faust y Eisgruber.

 

La misiva fue enviada a varios miembros del Congreso estadounidense, incluyendo el presidente del Comité Judicial del Senado, el republicano Chuck Grassley y Dianne Feinstein, la demócrata de mayor rango en ese mismo comité. En diciembre, Eisgruber, presidente de Princeton, fundó junto a otros 28 líderes de universidades la Alianza de Presidentes en Educación Superior e Inmigración, un grupo que ha pedido a Trump en repetidas ocasiones que modere sus políticas antiinmigración.