•   Moscú, Rusia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente ruso, Vladímir Putin, se alegró hoy de que el exespía Serguéi Skripal, envenenado el pasado 4 de marzo en la ciudad británica de Salisbury, haya sido dado de alta del hospital donde estaba ingresado desde entonces, y le deseó buena salud.

"Me he enterado (de su salida del hospital), que Dios le dé salud, estamos muy contentos", dijo el líder ruso.

Lea: Chechenia propone enmendar Constitución rusa para mantener a Putin en poder

"Gracias a Dios que se ha recuperado, y espero que esté bien y sano y salvo", añadió en la conferencia de prensa que ofreció en Sochi junto con la canciller alemana, Angela Merkel.

Putin rechazó una vez más la posibilidad de que Skripal fuera envenenado con un agente nervioso de tipo militar de fabricación rusa, como acusa Londres.

"Creo que, si tal como aseguran nuestros colegas británicos, se hubiera empleado alguna sustancia militar tóxica, esta persona habría muerto en el acto", afirmó el líder del Kremlin.

 Lea más: Putin se reúne con Asad en Sochi y pide salida de tropas extranjeras de Siria

"Las sustancias tóxicas militares son tan fuertes que la persona muere en el momento o en el plazo de unos segundos, o como mucho en unos minutos", aseguró.

Vladimir Putin, presidente de Rusia se alegró al conocer la noticia que Serguéi Skripal fue dado de alta hospitalaria. Foto: Archivo / END.El Hospital Salisbury District publicó hoy un comunicado en el que informó de la salida de Skripal, de 66 años.

El exespía ruso, que fue captado por los servicios británicos después, y su hija Yulia, de 33 años, fueron envenenados el 4 de marzo con un agente nervioso de tipo militar identificado como Novichok, de fabricación rusa, según Londres.

 Además: Senado EEUU desvela detalles de la reunión entre hijo de Trump y abogada rusa

Yulia Skripal abandonó el hospital el pasado 10 de abril y, desde entonces, se desconoce su paradero.

El Gobierno de la primera ministra británica, Theresa May, decidió expulsar como respuesta a la agresión a 23 diplomáticos rusos, mientras que Moscú hizo lo propio como respuesta.

Poco después, catorce países de la Unión Europea, así como Estados Unidos, Canadá y Ucrania también decidieron expulsar a diplomáticos rusos en solidaridad con el Reino Unido.