•   Texas, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Diez personas murieron y al menos diez resultaron heridas cuando un estudiante abrió fuego el viernes en su escuela secundaria de Texas (sur), dijeron las autoridades, en la última masacre en un centro educativo en Estados Unidos.

El autor, que fue detenido, fue identificado por los medios como Dimitrios Pagourtzis, de 17 años y alumno de la escuela Santa Fe High School en la localidad del mismo nombre, a unos 50 kilómetros al sureste de Houston.

Dimitrios Pagourtzis publicó hace poco en Facebook una foto con una camiseta con la leyenda: “Nacido para matar”.

En su página en la red social también aparecía una chaqueta negra con varias insignias, incluida una cruz de hierro alemana, un símbolo de la Primera Guerra Mundial popular entre algunos nacionalistas blancos en Estados Unidos.

Pero hay pocos indicios de por qué Pagourtzis abrió fuego el viernes al inicio de la jornada escolar en su escuela secundaria de Santa Fe, Texas, una zona rural a medio camino entre Houston y el Golfo de México.

La policía dijo que no había nada en este chico, que según los medios estadounidenses tiene 17 años, que le hubiera llamado la atención, aunque el ataque estaba claramente planeado.

El joven entró a la escuela con una escopeta y un revólver debajo de su abrigo y disparó contra sus compañeros. Mató a 10, en su mayoría estudiantes, e hirió a otros 10 antes de rendirse.

También había colocado artefactos explosivos caseros en la escuela, pero aparentemente ninguno detonó.

La información de su teléfono celular y computadora mostró que “no solo quería cometer el ataque, sino que quería suicidarse después”, dijo en rueda de prensa el gobernador de Texas, Greg Abbott.

“Se entregó y admitió que en ese momento no tenía el coraje de suicidarse”.

Al entregar el último balance de víctimas, Abbott, calificó lo ocurrido como “uno de los ataques más atroces en la historia de las escuelas de Texas”.

Abbott expresó en rueda de prensa que el atacante usó una escopeta y un revólver calibre .38 de su padre, ambos supuestamente de propiedad legal.

El gobernador dijo que tras allanarse dos residencias se encontraron “varios artefactos explosivos”, incluido un cóctel Molotov.

La policía estaba interrogando a otras dos personas, incluida una que “puede haber tenido algún grado de participación en el crimen”, agregó el gobernador.