•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Departamento estadounidense del Tesoro sancionó ayer al poderoso dirigente venezolano Diosdado Cabello, vicepresidente del Partido Socialista Unido (PSUV), en un aumento de la presión a Venezuela a dos días de elecciones presidenciales.

Cabello, apuntado como uno de los hombres más influyentes de su país, fue acusado por el Tesoro de participar en diversas actividades de corrupción, incluyendo narcotráfico, lavado de dinero y apropiación de fondos públicos.

 Éxodo sin precedentes de venezolanos profundiza problemas sociales en América

En una extensa nota oficial, el Departamento del Tesoro anunció asimismo sanciones contra tres allegados del dirigente, con los que habría formado una “red de corrupción”: su hermano José David, su esposa Marleny Contreras, y el empresario Rafael Alfredo Sarria.

Según el Secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, “Cabello aprovechó su cargo oficial para participar en tráfico de drogas, lavado de dinero, apropiación de fondos estatales y otras actividades de corrupción”.

De acuerdo con el Tesoro, en septiembre de 2017 el dirigente venezolano y su hermano José David “aprobaron un sistema de lavado de dinero basado en actividades financieras ilícitas que tenían como objetivo la estatal PDVSA”.

EE.UU. impone sanciones contra el dirigente venezolano Diosdado Cabello

El papel de Sarria, afirmó el Tesoro, habría sido “lavar dinero de funcionarios venezolanos mediante la compra de propiedades desde el año 2010”, operaciones en las que operaba como “testaferro” de Cabello.

“Los dos tenían una relación comercial desde por lo menos 2010, cuando Sarria y Cabello tenían sociedades y corporaciones en Panamá, y Sarria poseía varias propiedades en Florida que estaban registradas a su nombre”, apuntó el Tesoro.

 ​​Opositores venezolanos presos ponen fin a toma de calabozos

Por ello, las sanciones de este viernes engloban también a tres empresas con sede de Miami “que son de propiedad o son controladas” por Sarria.

Contreras, en tanto, es la actual ministra del Poder Popular para el Turismo, y por ello fue incluida en la lista de sancionados por el Tesoro.