•   España  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente regional catalán, el independentista Quim Torra, nombró este sábado un gobierno que incluye a cuatro ministros exiliados o en prisión preventiva por su papel en el fallido intento de secesión del año pasado, un anuncio mal recibido por Madrid, que lo que tachó de “provocación”.

En virtud del decreto de nombramiento, Torra restituyó en sus cargos a cuatro miembros del anterior gobierno separatista de Carles Puigdemont, su mentor político. Dicho gabinete había sido cesado en su totalidad por Madrid el 27 de octubre de 2017, horas después de que el Parlamento de Cataluña proclamara unilateralmente y sin éxito la independencia de España.

El anuncio de este sábado le sentó como un jarro de agua fría al ejecutivo central de Mariano Rajoy, que previamente advirtió que el gobierno catalán debía ser “legal y viable”, y que “factualmente no es posible” tener a varios de sus miembros ejerciendo desde la prisión.

En un comunicado, el gobierno español calificó de “nueva provocación” la lista de consejeros del gobierno catalán, ya que “varios de ellos se encuentran huidos de la Justicia o en situación de prisión provisional”.

Igualmente añadió que “analizará la viabilidad” del gobierno catalán, con lo que da a entender que mantendrá en suspenso la publicación del decreto de nombramiento. Se trata de una competencia que le corresponde a Madrid, y que resulta indispensable para que entre formalmente en funciones el ejecutivo de Quim Torra.

Si el gobierno regional entra en funciones se levantará la tutela impuesta a la autonomía catalana desde el 27 de octubre, en virtud del artículo 155 de la Constitución. De lo contrario, Cataluña seguirá intervenida por Madrid, una opción defendida por el partido liberal Ciudadanos, primera fuerza política en Cataluña y opuesto a la secesión.