•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La ONG Salud por Derecho, con el apoyo de otras organizaciones, ha emprendido la campaña "Nadie" en todo el mundo, especialmente en América Latina y el Caribe, para alertar sobre la falta de financiación y disminución de ayuda internacional para luchar contra el sida en los países de renta media.

La campaña "Nadie puede desaparecer" exige a los gobiernos y los donantes que cumplan con sus obligaciones en la lucha contra el sida en esos países, donde viven más del 50% de los afectados.

El cantante travesti Conchita Wurst revela ser seropositivo

Al contrario de lo que pueda parecer, la mayor parte de los enfermos no se encuentran en países pobres, sino que la falta de financiación afecta ya a regiones con mayoría de naciones de renta media como Europa del Este y Asia Central, según explica Salud por Derecho en un comunicado difundido hoy.

En esas regiones, las nuevas infecciones aumentaron un 60% entre 2010 y 2015, coincidiendo con la retirada de fondos internacionales, algo que "amenaza ahora a América Latina y el Caribe", la cuarta zona del mundo más afectada por el virus, con "más de dos millones de personas viviendo con VIH".

De hecho, las nuevas infecciones entre adultos, tras un descenso del 20 % en la década anterior, crecieron un 3% en América Latina y un 9 % en la zona del Caribe entre 2010 y 2015, asegura la ONG.

Los contagios por VIH se duplican en Chile, mayor porcentaje de Latinoamérica

Solo en Panamá, donde ya comenzó la campaña "Nadie", "las nuevas infecciones por VIH aumentaron un 20 % y las muertes relacionadas con el sida un 9% desde 2010".

Casos de VIH aumentan 29% en Nicaragua

Los más afectados por el descenso de la financiación y por la salida de los donantes en estas regiones son, según esta organización, los grupos de las poblaciones más vulnerables: trabajadores del sexo, usuarios de drogas inyectables, población transgénero, hombres que tienen sexo con otros hombres, población reclusa o indígena.

Estos grupos de riesgo sufren una "grave violación de sus derechos", insiste, son criminalizados, estigmatizados y sin unas leyes que los protejan, lo que provoca "una vulnerabilidad añadida", que dificulta su acceso a los programas de prevención y tratamiento.

La financiación internacional contra el VIH ha disminuido hasta su nivel más bajo desde el año 2010, asegura Salud Por Derecho, y esto supone la necesidad de aumentar el apoyo por parte de los gobiernos locales, pues considera que no está siendo suficiente.