•  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, presentó hoy un paquete de medidas en favor de los barrios más desfavorecidos, que incluye la creación de una bolsa de 30.000 prácticas en empresas y el sector público para alumnos de sus institutos.

El Estado y las compañías privadas se repartirán a partes iguales esas prácticas, que estarán disponibles a partir de septiembre con el objetivo de facilitar la entrada en el mundo laboral a estudiantes con mayores dificultades para conseguirlo.

Macron implicó igualmente al sector privado con la puesta un marcha de un dispositivo que durante los próximos tres años examinará de forma anónima en las 120 principales empresas del país posibles comportamientos discriminatorios a la hora de contratar.

El presidente reunirá en julio a esas 120 compañías con el objetivo de que "asuman" su parte en la lucha contra el desempleo en esas zonas.

En los 1.300 barrios considerados prioritarios, el paro afecta al 25 % de la población, frente al menos del 10 % en el resto del país, y esa tasa se eleva al 35 % entre los menores de 30 años.

Macron se propone también reforzar la seguridad, al autorizar que los alcaldes puedan saber si en su territorio hay personas fichadas por radicalización islamista.

Cerca de 20.000 ciudadanos están incluidos en el Fichero de Señalamientos para la Prevención de la Radicalización con Carácter Terrorista (FSPRT) y Macron quiere que de aquí a julio el ministro francés del Interior, Gérard Collomb, le presente propuestas concretas para que haya un diálogo más fluido entre los delegados de Gobierno y los alcaldes al respecto.

Además, Macron refuerza el combate contra el narcotráfico con un plan de lucha que se finalizará en los próximos dos meses, tras considerar que de momento el Estado "ha perdido la batalla" en muchos suburbios.

No se trata de "reinventar grandes dispositivos", sino de ser eficaz, dijo al presentar este nuevo enfoque en el Elíseo, sede de la presidencia.

Estos anuncios se conocen el mismo día de la publicación de un sondeo del instituto demoscópico Odoxa según el cual en un mes la impopularidad del mandatario ha ascendido un punto, de forma que hay ya un 54 % de la población descontenta con su acción.