•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, dijo hoy que su Gobierno no ha hecho "ninguna concesión" para mantener en pie la cumbre entre el presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, y que no las hará hasta que Corea del Norte "inicie" un proceso de desnuclearización.

"Los planes para la cumbre siguen adelante. Seguimos abiertos a ello, y seguimos esperanzados de que se produzca", dijo Pence en una entrevista con la emisora de radio de Fox News.

 El volcán Kilauea de Hawái vuelve a erupcionar y amenaza suministro eléctrico

Sin embargo, el Gobierno de Trump "no ha ofrecido ninguna concesión ni ha dado ninguna", y mantiene su "presión económica y diplomática" sobre Pyongyang, además de reservarse "todas las opciones", garantizó Pence.

Mike Pence

"Estados Unidos no ofrecerá concesiones ni las hará hasta que tengamos un (proceso) iniciado para una desnuclearización verificable e irreversible", añadió.

Pence parecía abrir así la puerta a concesiones de Estados Unidos cuando el régimen de Kim empiece a dar pasos para desmantelar su programa nuclear, y no cuando termine esa operación.

 Venezuela rechaza las sanciones de EE.UU. tras la reelección de Maduro

No obstante, después matizó que el proceso debería estar avanzado, al afirmar: "Tenemos que ver a Corea del Norte alcanzar el punto de no retorno en su programa de armas nucleares antes de que se entregue ninguna concesión".

Kim Jong-un

El vicepresidente hizo esos comentarios poco antes de que Trump recibiera en la Casa Blanca al presidente surcoreano, Moon Jae-in, para coordinar posturas ante la posible cumbre del líder estadounidense con Kim, prevista para el 12 de junio en Singapur.

 EE. UU. endurece las sanciones a Venezuela

Corea del Norte aseguró la semana pasada que la celebración de la cumbre con Trump estaba en peligro debido a las presiones de la Casa Blanca para imponerle un modelo de desnuclearización "unilateral".

Este viraje ha generado nerviosismo en la Casa Blanca, según varios medios estadounidenses, y motivó una llamada por teléfono de Trump a Moon el domingo, pese a tener concertada una reunión cara a cara apenas 48 horas después.

El asesor de seguridad nacional de Corea del Sur, Chung Eui-yong, dijo a periodistas durante el vuelo de Moon a Washington que, a su juicio, la cumbre entre Trump y Kim tiene "un 99,9 por ciento de opciones" de celebrarse tal y como está planeado, según informó la agencia surcoreana Yonhap.