•   París, Francia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Francia Emmanuel Macron recibirá este miércoles a medio centenar de dirigentes de las principales empresas del sector digital mundial, incluyendo al fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, para convencerlos de comprometerse en favor de la educación, la salud y el empleo.

Además de Zuckerberg, en la lista de invitados a este encuentro a puerta cerrada llamada "Tech for Good" figuran Satya Nadella de Microsoft, Dara Khosrowshahi de Uber, Ginni Rometty de IBM, Bill McDermott de SAP y Jimmy Wales de Wikimedia, entre otros.

 Lea:  Fundador de Facebook pide perdón en Eurocámara por escándalo de datos personales

Esta reunión se celebra en plena tormenta por la fuga de datos, las noticias falsas o la evasión fiscal que han empañado la imagen de varias de estas grandes compañías.

Zuckerberg llegará directamente de Bruselas, donde el martes se disculpó ante el Parlamento Europeo por el "daño" causado por los fallos en la protección de los datos de los usuarios de la popular red social, en el escándalo de la firma británica Cambridge Analytica, acusada de haber manipulado a los electores estadounidenses.

 De interés: Zuckerberg responderá ante la Eurocámara por la filtración masiva de datos

Macron, que quiere convertir a Francia en una "nación startup" está buscando "iniciar un diálogo franco y directo" con los responsables de los gigantes digitales sobre "la regulación o la gobernanza internacional", explicaron consejeros de la presidencia.

Considerado como un presidente proempresa tras las rebajas de impuestos a las grandes fortunas y a las ganancias de capital, el mandatario francés defiende también activamente ante Bruselas la imposición de mayores impuestos a los gigantes de internet, muchos de los cuales pagan muy pocos impuestos en Francia.

 Además: Facebook bloqueará anuncios del extranjero para el referéndum sobre el aborto

En un primer tiempo, el ejecutivo europeo aboga por gravar 3% los ingresos -y no los beneficios, como es habitual- generados por la explotación de actividades digitales.

Esta tasa sólo se aplicará a empresas cuya facturación anual mundial supere los 750 millones de euros y cuyos ingresos en la UE superan los 50 millones de euros.

Se espera que durante la jornada varios de estas grandes compañías anuncien iniciativas de carácter social en África.