•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, aseguró hoy que su Gobierno ha detectado problemas de salud en su personal diplomático en China "muy similares" a los experimentados por 24 funcionarios estadounidenses en Cuba debido a unos supuestos ataques, cuyo origen se desconoce.

"Estamos trabajando para averiguar qué ha pasado en La Habana y también en China", afirmó Pompeo durante una comparecencia en el comité de Exteriores de la Cámara de Representantes.

 EEUU responderá "recíprocamente" a la expulsión de diplomáticos en Venezuela

Pompeo aseguró que los incidentes registrados en Guangzhou (China) son "muy similares y enteramente consistentes" con los síntomas que sufrieron los funcionarios estadounidenses en Cuba e informó al comité de que el Departamento de Estado piensa publicar a mediados de la semana próxima un informe sobre esos casos, identificados en un principio como "ataques acústicos".

 Corea del Norte se prepara para desmantelar su centro nuclear pese a dudas sobre cumbre

"La pasada noche, nos informaron de un incidente en Guangzhou, los síntomas son muy similares y completamente consistentes con aquellos que afectaron a los diplomáticos radicados en La Habana, en Cuba", explicó Pompeo, que aseguró que Estados Unidos ha pedido ayuda a China para aclarar lo sucedido.

Mike Pompeo

Según informó hoy la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, desde finales de 2017 hasta abril de 2018, un funcionario de EE.UU. en Guangzhou alertó de unos anormales problemas de salud.

Entonces, ese empleado fue enviado a Estados Unidos para que fuera evaluado y los médicos descubrieron que tenía síntomas similares a aquellas personas que han sufrido una conmoción cerebral o una lesión cerebral traumática, problemas similares a los sufridos por el personal diplomático de Cuba.

 EE. UU. amenaza a Venezuela por expulsión de diplomáticos

Para informar a sus empleados en China, el Departamento de Estado organizó el 23 de mayo unas reuniones en su embajada de Pekín y sus cinco consulados para que los funcionarios estadounidenses pudieran preguntar y resolver sus dudas sobre el suceso, según detalló Nauert.

"El Departamento de Estado se toma este incidente muy en serio y está trabajando para determinar la causa y el impacto de este incidente", afirmó Nauert.

Indicó, además, que el Departamento enviará un equipo médico al consulado de Guangzhou a principios de la próxima semana para que puedan hacer exámenes médicas a los funcionarios.

Heather Nauert

Con respecto a Cuba, el Gobierno de Estados Unidos aún no sabe "quién o qué" está detrás de los ataques a su personal.

Ese incidente dañó las ya delicadas relaciones entre Estados Unidos y Cuba, puesto que Washington ha acusado a La Habana de saber quién perpetró los supuestos ataques a sus funcionarios y sus familiares, y de no haberles protegido adecuadamente, algo que niega el Ejecutivo cubano.

 Senadores presentan ley para proteger a migrantes de abuso laboral

Debido a esos ataques, que en principio Washington calificaba de acústicos, aunque luego reconoció no tener confirmada su naturaleza, el pasado 29 de septiembre Estados Unidos ordenó la salida del personal no esencial de su embajada en Cuba, es decir, un 60 % del total.

Desde entonces, la embajada funciona con menos de una decena de funcionarios -a los que se suman los empleados locales-, sólo atiende trámites de emergencia y ha congelado la concesión de nuevas visas.