•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente estadounidense, Donald Trump, aseguró hoy que las informaciones de un posible espía del FBI en su campaña electoral representa "uno de los escándalos políticos más grandes", al cargar de nuevo contra la "estafa" de la investigación sobre la trama rusa y las "Profundidades del Estado".

"Miren cómo las cosas han cambiado en las Profundidades del Estado Criminal. Van detrás de la falsa conspiración con Rusia, una mentira inventada, y acaban atrapados en un gran escándalo de ESPÍAS como quizá este país no haya visto jamás!", dijo Trump en su cuenta de Twitter.

 EEUU alerta a sus funcionarios en China de ataques "similares" a los de Cuba

El mandatario utiliza habitualmente el término "Profundidades del Estado" para referirse a los aparatos de inteligencia estadounidense alejados de la luz pública.

"El SPYGATE podría ser uno de los escándalos políticos más grandes de la historia (...) ¡Todo lo que sube, baja!", agregó.

Según varios medios, el FBI tuvo un informante encargado de contactar con la campaña electoral de Trump en 2016, un profesor estadounidense que da clases en Gran Bretaña.

El Departamento de Justicia de EEUU anunció el fin de semana que examinará si esa agencia o el FBI espiaron con motivos políticos la campaña electoral del actual presidente después de que éste exigiera una investigación al respecto para determinar si su predecesor, Barack Obama, actuó indebidamente.

"Si alguien se infiltró o vigiló a los participantes de una campaña electoral por motivos inadecuados, tenemos que saberlo y tomar las medidas adecuadas", dijo en un comunicado Rod Rosenstein, vicefiscal general, que tiene responsabilidad sobre la investigación de la trama rusa dado que el fiscal general, Jeff Sessions, se inhibió de ella.

 EEUU responderá "recíprocamente" a la expulsión de diplomáticos en Venezuela

Según varios medios, el FBI tuvo un informante encargado de contactar con la campaña electoral de Trump en 2016, un profesor estadounidense que da clases en Gran Bretaña.

Pero, de acuerdo con esos informes, la fuente del FBI no se infiltró en la campaña de Trump, sino que solo mantuvo contactos superficiales con tres asesores del candidato republicano, con el objetivo de arrojar luz a la incipiente investigación federal sobre los posibles lazos con Rusia en el entorno del magnate.

Un aliado de Trump, el presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara Baja, el congresista republicano Devin Nunes, lleva semanas exigiendo documentos sobre ese informante.

 Corea del Norte se prepara para desmantelar su centro nuclear pese a dudas sobre cumbre

Trump insinuó este sábado que el Congreso debía obtener esos documentos y el domingo exigió en un tuit que el Departamento de Justicia examinara si agentes suyos o del FBI "se infiltraron o vigilaron" su campaña electoral en 2016 "por motivos políticos".

Esas exigencias colocaron en una posición complicada al Departamento de Justicia y al FBI, que históricamente han operado con independencia de la influencia política de la Casa Blanca y no han permitido que los presidentes se metan en sus investigaciones.