•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El ministro de Asuntos Exteriores de China, Wang Yi, calificó hoy de "movimiento muy poco constructivo" la decisión de Estados Unidos de retirar al gigante asiático la invitación para tomar parte en sus maniobras militares en el Pacífico (RIMPAC), que tendrán lugar en aguas próximas a Hawái.

"Ha sido un movimiento muy poco constructivo", sostuvo Wang durante una rueda de prensa conjunta con su homólogo de EE.UU., Mike Pompeo, celebrada este miércoles en Washington, donde el funcionario chino se encuentra estos días de visita oficial para debatir con las autoridades estadounidenses sobre las relaciones bilaterales.

 Donald Tump asegura no estar "satisfecho" con la negociación comercial con China

Wang hizo un llamamiento a un mayor entendimiento entre ambos países, en especial en relación a las disputas sobre la soberanía de las islas Spratly, situadas en el mar de China Meridional, donde Pekín se encuentra en disposición de ofrecer "cooperación" a Washington, según dijo.

Mike Pompeo

El encuentro entre los máximos responsables de exteriores de ambos países ha coincidido con el anuncio del Pentágono de retirar la invitación hecha a Pekín para participar en las maniobras internacionales por la creciente presencia militar del gigante asiático en el mar de China Meridional.

 Presidente argentino llama a "profundizar" relaciones comerciales con China

El ministro de Asuntos Exteriores chino rechazó, no obstante, que su despliegue militar en la región tenga relación con las disputas sobre la soberanía del archipiélago Spratly, algunas de cuyas islas son reclamadas también por Brunei, Filipinas, Malasia, Taiwán y Vietnam.

"Se trata de un despliegue normal y no tiene nada que ver con una militarización (en la región)", aseguró Wang, quien valoró además que se trata de "una decisión que se ha tomado a la ligera" y expresó su deseo de que el Gobierno estadounidense cambie "su mentalidad negativa" sobre la actuación china.

 EEUU y China están cerca de saldar la disputa sobre ZTE, según el WSJ

Pompeo, por su parte, evitó avivar la polémica y al ser cuestionado por la prensa rechazó referirse al asunto alegando que se trata de una decisión del Departamento de Defensa, que horas antes había acusado a Pekín de "acrecentar las tensiones" y "desestabilizar la región" con su despliegue militar en las aguas del mar de China Meridional.