•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, aseguró ayer que su gobierno está “profundamente” preocupado por las tensiones con Venezuela, que han seguido a las elecciones del domingo, que EE. UU. tacha de “farsa” y en las que Nicolás Maduro fue reelegido como presidente.

En una comparecencia ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, Pompeo se refirió a la reciente orden de Maduro para expulsar de Venezuela al encargado de negocios de Estados Unidos en Caracas, Todd Robinson, y su “número dos”, Brian Naranjo, jefe de la sección política de la embajada.

Estados Unidos respondió anoche con una orden para que dejen el país en 48 horas el vicecónsul venezolano en Houston (Texas), cuya identidad no ha sido facilitada, y el encargado de negocios en Washington, Carlos Ron Ramírez, al que Maduro nombró este martes viceministro de Relaciones Exteriores para América del Norte.

Los funcionarios expulsados por ambos países eran sus representantes de más alto rango en sus respectivas misiones diplomáticas, ya que EE. UU. y Venezuela no intercambian embajadores desde hace ocho años.

“En las últimas 48 horas, hemos tenido dos funcionarios declarados persona non grata en Venezuela, hemos respondido recíprocamente con la expulsión de dos altos funcionarios de Venezuela de Estados Unidos. Estamos muy preocupados por lo que está ocurriendo como resultado de la farsa de elecciones del día 20”, dijo Pompeo.

Ciudadano detenido

“Estamos --continuó-- haciendo todas las cosas correctas, tenemos a un ciudadano estadounidense allí y estamos tratando de traerlo de vuelta. Estamos comprometidos con ello. Estamos decepcionados con la decisión del régimen de Maduro de echar a nuestra gente, pero francamente no estamos sorprendidos”.

Pompeo se refirió así a la situación del estadounidense Joshua Holt, preso en Venezuela y retenido en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), en Caracas, donde la semana pasada estalló un motín de “presos políticos” en protesta por supuestas torturas.

En otra comparecencia ayer en el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, Pompeo reconoció que “desafortunadamente” con la expulsión de los diplomáticos estadounidenses de mayor rango en Venezuela la capacidad de Estados Unidos para liberar a Holt se verá “disminuida”.