•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Departamento estadounidense de Defensa está “listo para responder” a eventuales provocaciones de Corea del Norte, aseguró un alto funcionario después de la cancelación de la reunión entre Donald Trump y el líder norcoreano Kim Jong-un.

“Estamos con la guardia alta, listos para responder”, dijo a la prensa el teniente general Kenneth McKenzie, director del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas. “Veremos qué pasa en los próximos días”, añadió.

De acuerdo con el militar estadounidense, “en caso de alguna acción de provocación (de Corea del Norte), es seguro que en coordinación con nuestros aliados y asociados estaremos todos listos”.

Trump y Kim tenían previsto reunirse el 12 de junio en Singapur para discutir la desnuclearización de la península coreana, pero la Casa Blanca arrojó este jueves un balde de agua fría sobre las ilusiones de una solución negociada a las tensiones en la península coreana.

El secretario de Defensa, general James Mattis, conversó telefónicamente este jueves con el presidente Trump, aunque nadie ha esclarecido si el militar fue parte del proceso de toma de la decisión de cancelar la cumbre.

En tanto, la portavoz del Pentágono, Dana White, dijo que las Fuerzas Armadas estadounidenses están siempre listas.

“Estamos preparados para combatir esta noche. Siempre ha sido así”, señaló.

“Presión máxima” continuará

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció este jueves la continuidad de las sanciones económicas y la campaña de “presión máxima” sobre Corea del Norte, luego de la cancelación de su cumbre con Kim Jong-un.

“Las sanciones, las más rígidas ya impuestas, y la campaña de presión máxima continuarán”, dijo Trump en la Casa Blanca, donde también advirtió a Corea del Norte que evite eventuales “actos irresponsables”.

En un mensaje desde la sede presidencial, el mandatario dijo que su secretario de Defensa, James Mattis, le informó esta mañana que las fuerzas estadounidenses estaban “listas” para cualquier eventualidad.

De igual forma, añadió, mantuvo contactos con autoridades de Japón y Corea del Sur, quienes le garantizaron que también están “listos”.

Esos dos países “están dispuestos a apoyar mucho del costo financiero en operaciones si tal desafortunada situación nos es impuesta”, añadió el presidente estadounidense.

De acuerdo con Trump, todos los norcoreanos merecen vivir en “armonía, prosperidad y paz. Ese futuro brillante solo puede ocurrir cuando no exista la amenaza de armas nucleares. No podrá ocurrir de otra forma”.

Trump canceló este jueves la esperada cumbre que había acordado con Kim para el 12 de junio en Singapur, a raíz de la “abierta hostilidad” demostrada por Pionyang en el proceso de aproximación.