•   Montevideo, Uruguay  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El ministro paraguayo de Trabajo, Guillermo Sosa, abrió hoy una polémica en el país tras afirmar que el uso del "piercing" es una "enfermedad mental moderna", al referirse al caso de un joven que se quito el que llevaba en la nariz a sugerencia de varios policías.

El ministro dijo hoy a una radio local que esa práctica entra dentro de las "enfermedades mentales modernas" y lo consideró un ataque al propio cuerpo.

 Lea: Detectan en hospital uruguayo un caso de bacteria KPC

El tema ya era viral al conocerse que agentes del Grupo Lince, el cuerpo de élite de la Policía paraguaya, sugirieron al joven que se quitará el "piercing" porque consideraron que tenía una tamaño superior a la media.

El hecho ocurrió en la ciudad de Caaguazú (centro) y la persona procedió a sacarse el "piercing" en presencia de los agentes, lo que fue grabado por un particular en un vídeo que recorrió las redes sociales.

La Policía local subrayó a los medios que se trató de una sugerencia a la que el joven accedió voluntariamente.

 Lea más: Uruguay reducirá tarifa eléctrica de empresas según incremento de exportación

Tras su declaración en la radio, Sosa fue contactado por una cadena televisiva y se reafirmó en sus declaraciones, si bien dijo que no las hizo como ministro sino como ciudadano y con "el debido respeto a quienes piensan lo contrario".

Preguntado en qué se basaba para tildar esa práctica de enfermedad mental, instó al entrevistador a que lo averiguara con base en su oficio de periodista, antes de colgar el teléfono y cortar la comunicación.

Antes de esa intervención, las redes sociales rebosaron de críticas a los "linces" por dedicarse a tareas que exceden a su labor como grupo, creado como cuerpo motorizado para combatir la delincuencia y que recibió capacitación de agentes de élite de Panamá.

 Además: Experto español destaca en Uruguay importancia de la comunicación científica

La sección paraguaya de Amnistía Internacional recordó a la Policía Nacional que "toda persona tiene el derecho a la libre expresión de su personalidad" de acuerdo con la Constitución.

Y reiteró que "la Policía Nacional como institución del Estado, debe garantizar el cumplimiento de los derechos humanos".