•  |
  •  |
  • END

WASHINGTON / AFP

Cuba es uno de los cuatro países en el mundo considerados como refugio de terroristas, junto a Sudán, Irán y Siria, según el informe anual sobre terrorismo en el mundo divulgado este jueves por el Departamento de Estado, que evalúa negativamente a Venezuela y a Nicaragua.

Corea del Norte salió de esta lista el 11 de octubre tras una decisión favorable del anterior presidente George W. Bush, recuerda el texto.

Estados Unidos, que considera países patrocinadores de terrorismo aquellos que proporcionan “apoyo crítico” a grupos violentos, considera que en 2008 Cuba “suministró refugio a algunos miembros de organizaciones terroristas, aunque algunos estaban en Cuba en conexión con negociaciones de paz con los gobiernos de España y Colombia”.

Miembros de la organización armada independentista vasca ETA viajaron a la isla, donde también se refugian miembros de grupos extremistas buscados en Estados Unidos, como Boricua Popular (que buscan la independencia de Puerto Rico), según el informe.

“Cuba continuó defendiendo públicamente a las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia)”, añadió el texto.

La reacción de Cuba

Cuba reaccionó rápidamente, rechazando el informe y acusando al gobierno estadounidense de ser un “delincuente internacional” sin “autoridad moral” para certificar conductas, según dijo el canciller Bruno Rodríguez.

Los estados considerados patrocinadores de terrorismo no pueden recibir ayuda económica de Estados Unidos ni gozar de beneficios comerciales ni tratados financieros, entre otras prohibiciones.

Este informe se divulga en momentos en que el gobierno de Barack Obama tantea nuevas formas de acercarse a Cuba tras cinco décadas de relaciones casi nulas.

Los casos Venezuela y Nicaragua

Otro país con el que Washington busca un nuevo enfoque tras años de tirantes relaciones, Venezuela, fue acusado en el informe de haber limitado su cooperación en la lucha antiterrorista por la simpatía ideológica entre el presidente Hugo Chávez y los grupos guerrilleros colombianos.

Washington acusó al gobierno venezolano de no “patrullar sistemáticamente” su frontera con Colombia, para prevenir el movimiento de los grupos armados, quienes cruzan “hacia territorio venezolano para descansar y reagruparse, así como para extorsionar y secuestrar venezolanos para financiar sus operaciones”.

El Departamento de Estado también se mostró preocupado por el escaso control migratorio a personas que llegan en vuelos procedentes de Irán y Siria, y la facilidad para obtener documentos de identificación, lo que hace a Venezuela un “lugar de paso potencialmente atractivo para los terroristas”.

Washington se mostró preocupado por Bolivia, que “profundizó su relación con Irán”.

Por su parte, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, “mantuvo cercanas relaciones” con las FARC, grupo considerado terrorista por Washington, indicó el informe.

Precisamente, las guerrillas en Colombia y los remanentes de grupos radicales andinos fueron los “principales perpetradores de actos terroristas en América en 2008”, estimó el texto.

Estados Unidos sigue preocupado por la posibilidad de que simpatizantes de Hamas y Hezbolah recauden fondos en la Triple Frontera entre Argentina, Brasil y Paraguay, a través de actividades ilícitas.

El Departamento de Estado saludó los “serios esfuerzos en prevención y preparación” en materia antiterrorista de Colombia, México, Argentina, El Salvador, Panamá y Paraguay.

México, junto a Canadá, fueron en el continente los “socios clave para combatir el terrorismo”, destacó.