•   Río de Janeiro, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los camioneros brasileños mantienen este lunes por la mañana numerosos bloqueos en todo el país, aunque el abastecimiento de alimentos y combustibles empieza a llevarse a cabo en varias ciudades, tras las concesiones gubernamentales anunciadas la víspera.

"La expectativa es que en el día de hoy las manifestaciones cesen y los camioneros vuelvan a trabajar. Aún existen algunos puntos de bloqueo, pero la huelga reivindicativa fue resuelta", afirmó el secretario general de la Presidencia, Carlos Marún, a la radio CBN.

Brasil sufre desabastecimiento en 7 días de huelga

"A partir de ahora es un movimiento de radicalización anárquica que entendemos que no va a prosperar", añadió.

En la mañana, aún se reportaban bloqueos en una veintena de los 27 estados del país; ocho aeropuertos estaban sin gasolina y los supermercados prácticamente sin alimentos frescos; algunas universidades suspendieron clases por la huelga como la Universidad de Sao Paulo (USP).

Al mismo tiempo, camiones con gasolina o gas empezaron a circular paulatinamente en ciudades como Brasilia, la capital.

En un movimiento sin cabecillas claros, líderes de los transportistas se habían dicho dispuestos el domingo a levantar los bloqueos que buscaban una baja de los precios del diésel, después de que el presidente conservador Michel Temer anunciara la noche del domingo medidas para atender sus reivindicaciones.

Esas medidas fueron publicadas a últimas horas del domingo en una edición extra del Diario Oficial de la Unión, como lo exigían los camioneros como garantía de que las promesas serían cumplidas.

Brasil analiza nuevas propuestas de camioneros en huelga y libera más vías

Temer había ordenado el viernes movilizar a las fuerzas armadas para frenar la huelga, pero la polémica medida no surtió mayor efecto.

Entre las medidas anunciadas el domingo figura la reducción de 46 centavos de real por litro de diésel durante 60 días, y una revisión mensual de precios, y ya no diaria, como lo hacía la estatal Petrobras hasta la semana pasada, cuando estalló la crisis.

Igualmente, el mandatario ordenó la suspensión del cobro de peajes sobre los ejes de los camiones vacíos en las carreteras federales, estatales y municipales y una tabla mínima de precios de fletes.

Naranjas exhibidas en un mercado popular de Brasil.

La vuelta a la normalidad es tan esperada como incierta en la primera economía latinoamericana, con estimaciones de expertos de que regularizar el aprovisionamiento podría tomar hasta dos meses.

En paralelo a esta situación, los sindicatos petroleros anunciaron una huelga "de advertencia" de 72 horas a partir del miércoles.