•  |
  •  |
  • EFE

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, aseguró hoy que su Gobierno está en "plena disposición" de avanzar en los diálogos de paz con el ELN en Cuba para entregarle a su sucesor un acuerdo marco e incluso un cese al fuego bilateral.

El jefe de Estado aseguró en una rueda de prensa que el propósito de su Administración, que concluye el 7 de agosto, es "entregarle al próximo Gobierno un proceso en plena negociación, ojalá con un cese al fuego, y ojalá con acuerdo marco (...) si es que no podemos hacer más progresos e ir más allá del acuerdo marco".

Recordó que el quinto ciclo de conversaciones se reanudará el próximo miércoles en La Habana, encabezado por el jefe negociador del Gobierno colombiano, el exvicepresidente Gustavo Bell, y que concluirá el 12 de junio.

"El proceso va avanzando. Esperamos avanzar lo máximo que se pueda, por supuesto eso depende de las dos partes. Por parte del Gobierno colombiano, de mi Gobierno, estamos en plena disposición de avanzar lo máximo que se pueda", dijo el jefe de Estado.

El dialogo fue suspendido por acuerdo mutuo debido a la realización ayer de la primera vuelta de los comicios presidenciales. Según el mandatario colombiano, el sexto ciclo debe comenzar dos o tres días después de la segunda vuelta de las elecciones, prevista para el 17 de junio, en las que Iván Duque, del uribista Centro Democrático, y el izquierdista Gustavo Petro, del movimiento Colombia Humana, definirán quién ocupará la Casa de Nariño, sede del Ejecutivo.

La semana pasada, las partes informaron que siguen negociando un nuevo alto el fuego bilateral temporal tras el de 101 días alcanzado entre octubre y enero pasado, así como el diseño de la participación de la sociedad colombiana en el proceso de paz y de un acuerdo marco que permita avanzar hacia el pacto final.

En el comunicado conjunto, el Gobierno colombiano y el ELN destacan que en el quinto ciclo se instalará formalmente el Comité Técnico que trabaja en el diseño de un nuevo cese al fuego con presencia de oficiales activos de la Fuerza Pública y la participación de ambas delegaciones en un taller sobre perspectiva de género.

Los diálogos con el Ejército de Liberación Nacional comenzaron en febrero de 2017 en Quito pero fueron trasladados a Cuba después de que el presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, apartara a su país de las negociaciones alegando que esa guerrilla mantiene acciones terroristas.

La Habana acogió también durante casi cuatro años las conversaciones entre el Gobierno colombiano y las FARC, que culminaron con la firma de un acuerdo de paz el 24 de noviembre de 2016 en Bogotá.