•   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El resultado de las elecciones presidenciales del domingo en Colombia abrió ayer la temporada de alianzas políticas para la segunda vuelta, que disputarán el 17 de junio el uribista Iván Duque y el izquierdista Gustavo Petro.     

Candidatos y partidos comenzaron a tejer alianzas para el triunfo definitivo, y Cambio Radical, uno de los derrotados, manifestó ayer su intención de apoyar a Duque. 

Petro, que parte con una desventaja de 2.7 millones de votos, definió su resultado como “un hermoso y monumental triunfo”, que espera consolidar en segunda vuelta. 

Con ese objetivo, anoche hizo el primer guiño a los que quedaron fuera: Sergio Fajardo, de Coalición Colombia (centroizquierda); Germán Vargas Lleras (centroderecha), y el liberal Humberto de la Calle.        

Fajardo, tercero con 4,589,696 votos, afirmó ayer en entrevistas radiales que es “coherente” y por eso no está en sus planes apoyar a ninguno. 

“Hace una semana estaba sentado diciendo que ni Petro ni Duque, eso fue lo que le dije a todo el país”, manifestó ayer en una entrevista con Blu Radio, aunque no cerró del todo la puerta a un eventual acuerdo. 

Sin embargo, el senador Iván Cepeda, que hace parte del Polo Democrático, uno de los partidos que apoyó a Fajardo, expresó que se debería respaldar a Petro, que hizo parte de esa colectividad y en cuyas bases conserva seguidores.     

También está en juego el apoyo del centenario Partido Liberal, uno de los pilares del bipartidismo en Colombia, que obtuvo el peor resultado de su historia con los escasos 399,180 votos (2.06%) de De la Calle, que enarbolaba la bandera de la paz como negociador que fue del Gobierno en los diálogos con las FARC. 

Es probable que parte del liberalismo acabe en la campaña de Duque, invocando para ello coincidencias programáticas y el vínculo del candidato con ese partido, cuyo padre, Iván Duque Escobar, fue una de sus figuras representativas en los años 80 y 90. 

En cambio, el también centenario Partido Conservador, dividido, hace años, en un sector aliado del Gobierno y otro de oposición, puede acabar unido en torno a Duque.