•   Bagdad, Irak  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El papa Francisco desea visitar Irak tras la formación de un nuevo gobierno en el país árabe, que se espera en las próximas semanas, y después de la derrota del grupo terrorista Estado Islámico (EI) el pasado diciembre, informó el Ministerio de Exteriores iraquí.

El secretario de Estado vaticano, el cardenal Pietro Parolin, le comunicó la intención del pontífice al embajador iraquí ante la Santa Sede, Omar Ahmed Karim Berzinyi, durante una reunión en el Vaticano, según un comunicado iraquí.

 Papa Francisco dice que explotar o no pagar a los trabajadores es "pecado mortal"

Parolin señaló que la visita se producirá "en el marco del continuo apoyo de la Santa Sede a Irak y para reforzar las relaciones bilaterales" entre los dos Estados.

Pietro Parolin

Berzinyi reiteró a Parolin la invitación para que Francisco acuda a Irak y lleve "un mensaje de paz entre los hijos de las diferentes religiones tras la victoria conseguida por los iraquíes contra las bandas del grupo terrorista Dáesh (acrónimo en árabe del EI)".

Por otro lado, el embajador iraquí elogió la creación de catorce nuevos cardenales, entre los que figura el patriarca de Babilonia de los Caldeos, Louis Raphael Sako I.

 El papa Francisco insta a los jóvenes a llevar la fe por el mundo, no solo con internet

También dice el comunicado que la embajada iraquí organizará una celebración para recibir a representantes del Vaticano en honor a la designación del nuevo cardenal el próximo 29 de junio.

Unos 120.000 cristianos se vieron desplazados por el conflicto en 2014 y cerca de la mitad han abandonando Irak desde entonces, según fuentes eclesiásticas.

El Gobierno iraquí declaró el pasado diciembre la victoria contra el EI, que irrumpió en el país en 2014 y conquistó amplias partes del mismo, y persiguió a las minorías cristianas presentes sobre todo en el norte.

 Papa Francisco: cuando una comunidad prefiere la tranquilidad doméstica es "mala señal"

Unos 120.000 cristianos se vieron desplazados por el conflicto en 2014 y cerca de la mitad han abandonando Irak desde entonces, según fuentes eclesiásticas.