•   Tokio, Japón.  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los ministros de Defensa de Japón y EE.UU., Itsunori Onodera y Jim Mattis, apostaron hoy por mantener la presión sobre Corea del Norte hasta que abandone completamente su armamento nuclear, en medio de la intensa actividad diplomática previa a la cumbre de Singapur.

La Casa Blanca se prepara "activamente" para la cumbre Trump-Kim

Los titulares de Defensa de los países aliados mantuvieron una reunión en Hawái (Estados Unidos) para tratar el proceso de diálogo con Pyongyang y otras cuestiones, aprovechando la visita de Onodera al archipiélago estadounidense para asistir a la ceremonia de cambio de mando del Comando del Pacífico de EE.UU. Mattis y Onodera "se mostraron de acuerdo en mantener la presión y las sanciones" de la comunidad internacional sobre Pyongyang hasta que el régimen abandone "de forma verificable e irreversible" sus armas nucleares, sus misiles balísticos y otras armas de destrucción masiva, informó en un comunicado el Ministerio nipón de Defensa.

Onodera, quien ya mantuvo otra reunión con Mattis en Estados Unidos a finales de abril, hizo hincapié en la necesidad de que Corea del Norte ofrezca pruebas concretas del desmantelamiento de todo su arsenal nuclear, según recoge el comunicado. El Ejecutivo que lidera el conservador Shinzo Abe es partidario de mantener la "mano dura" con el régimen hasta que dé pasos verificables hacia la destrucción completa de sus armas nucleares y de sus misiles balísticos de medio y largo alcance, capaces de alcanzar territorio nipón.

Trump destaca la "sólida" respuesta a su carta a Kim con nuevas negociaciones

Abe espera que esta postura se tenga en cuenta en la cumbre prevista para el 12 de junio en Singapur entre el presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un. El primer ministro nipón se reunirá en EEUU con el mandatario de la Casa Blanca cinco días antes de la cumbre, en un encuentro destinado principalmente a coordinar las posturas de ambos países de cara a la esperada cita entre Trump y Kim.

Los líderes coreanos se reúnen inesperadamente

Asimismo, Tokio pretende que en la agenda de la cumbre de Singapur se incluya el asunto de los ciudadanos nipones secuestrados hace décadas por el régimen norcoreano, uno de los principales escollos que han impedido la normalización de las relaciones entre Japón y el país vecino. Pyongyang y Washington han acelerado en los últimos días los contactos diplomáticos para tratar de solventar sus diferencias de cara a la cumbre, que parecen girar en torno al modelo de desnuclearización norcoreano, y asegurar así la celebración del histórico encuentro a menos de dos semanas de la fecha prevista.