•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, conversó hoy con el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, a quien dijo que Washington busca mejorar su relación con el Kremlin, aunque para ello Moscú debe rectificar en ciertas áreas, "incluida la interferencia rusa" en sus asuntos.

Esta fue la primera conversación entre Lavrov y Pompeo desde que este último tomara posesión de su cargo al frente de la diplomacia estadounidense, informó la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, en un comunicado.

 Piden en Estados Unidos el final de la ley fronteriza de separación familiar

"Los dos discutieron cuestiones y preocupaciones relacionadas con la relación bilateral, Ucrania y Siria", dijo la portavoz.

Mike Pompeo

Pompeo "reiteró que, aunque Estados Unidos busca una mejor relación con Rusia, lograr eso requerirá que Rusia demuestre que está preparada para tomar medidas concretas para abordar nuestras preocupaciones, incluida la interferencia en asuntos internos de EE.UU.", aseveró Nauert.

La comunidad de inteligencia estadounidense concluyó que el Gobierno ruso interfirió en la campaña para las elecciones presidenciales de 2016 en las que resultó ganador el multimillonario Donald Trump, con el objetivo de perjudicar a la entonces aspirante demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton.

 Donald Trump da luz verde a tratamientos experimentales con pacientes terminales

Ante las pruebas aportadas por la CIA y el FBI, la Justicia estadounidense decidió nombrar a un fiscal especial independiente, Robert Mueller, para que investigue la llamada trama rusa y también la posible coordinación de los rusos con la campaña de Trump.

Serguéi Lavrov

La investigación al respecto, que lleva abierta más de un año, aun no ha finalizado ni arrojado conclusiones.

 Trump rompe silencio sobre tuit racista de Roseanne para atacar a ABC

Pompeo lleva apenas unas semanas al frente del Departamento de Estado después de que el propio magnate destituyera a quien fue su primer jefe de diplomacia, Rex Tillerson, cuya falta de sintonía con el magnate le acabó costando el puesto.