•   Naciones Unidas  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Estados Unidos reclamó hoy al Consejo de Seguridad de la ONU una condena de los últimos ataques lanzados por Hamás contra Israel y señaló a la milicia palestina como única responsable de la actual crisis en Gaza.

"Permitir a Hamás continuar con sus actos terroristas y esperar que Israel no haga nada cuando es atacado es el culmen de la hipocresía", dijo la embajadora estadounidense ante Naciones Unidas, Nikki Haley.

 Israel autoriza construcción de 2.000 viviendas en Cisjordania, según ONG

La diplomática intervino en una sesión de emergencia del Consejo de Seguridad convocada por su país tras el lanzamiento en menos de 24 horas de más de un centenar de proyectiles desde Gaza a Israel.

Haley aseguró que EE.UU. planteó al resto de países del Consejo una declaración para condenar de forma oficial esas acciones, pero ésta fue rechazada.

Según fuentes diplomáticas, Kuwait -el actual miembro árabe del Consejo de Seguridad- frenó la iniciativa de Washington, quien a su vez impidió en las últimas semanas que el Consejo se pronunciase sobre las muertes de palestinos a manos del Ejército israelí en la frontera de Gaza.

Ante la postura de EE.UU., Palestina y los países árabes acudieron al Consejo de Derechos Humanos de la ONU, con sede en Ginebra, para poner en marcha una investigación sobre la actuación israelí.

 Consejo de Seguridad se reunirá el miércoles tras ataques a Israel desde Gaza

Haley consideró hoy "indignante" que el Consejo de Seguridad no censure las acciones de Hamás mientras que el Consejo de Derechos Humanos investiga a Israel.

La embajadora estadounidense también rechazó en su discurso el punto clave de una propuesta de resolución planteada por Kuwait para pedir protección internacional para los palestinos.

Según Haley, los habitantes de Gaza no necesitan protección frente a Israel, sino frente a Hamás.

 Gaza desafía a Israel con disparo de cohetes e intento de romper el bloqueo

El texto está aún siendo negociado, pero tiene muy pocas posibilidades de salir adelante dado el derecho de veto con el que cuenta Washington en el Consejo de Seguridad.