•   Dublín, Irlanda  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Grupos partidarios del derecho al aborto organizaron hoy una protesta ante los juzgados de Belfast para pedir la liberalización de la ley en Irlanda del Norte, acto durante el que tres mujeres tomaron píldoras para simular la terminación de sus embarazos y que posteriormente repartieron entre las presentes.

Las activistas, integrantes del grupo Women on Waves, entregaron después los supuestos medicamentos a la Policía autónoma (PSNI), que también se incautó de un "robot del aborto", aunque los agentes no efectuaron detenciones.

 Lea: Irlanda dice "sí" en el referéndum sobre la reforma del aborto, según sondeos

El llamado "robot del aborto" recorre desde hoy las calles de la capital norirlandesa para proporcionar presuntas pastillas abortistas, pero al estar controlado desde Holanda no viola la legislación vigente en la provincia británica, entre las más duras de Europa, al tiempo que se ampara en la confidencialidad para proteger la identidad de las hipotéticas consumidoras.

"Tratamos de encontrar vacíos legales para llamar la atención sobre las leyes que violan los derechos de las mujeres. Lo hemos hecho antes con un barco y un dron para ayudar a mujeres que no pueden abortar legalmente en sus países", explicó a los medios Rebecca Gomperts, portavoz de Women on Waves.

La terminación del embarazo es ilegal, excepto en algunas circunstancias, en Irlanda del Norte, pero el "sí" a la reforma del aborto en el referéndum celebrado la pasada semana en la vecina República de Irlanda ha avivado el debate sobre este asunto.

 Lea más: Irlanda decide en referéndum si suaviza ley del aborto, entre las más duras

Esa victoria permitirá al Gobierno de Dublín cambiar la ley y permitir el aborto en todas las circunstancias durante las primeras doce semanas de embarazo y, en casos excepcionales, hasta las veinticuatro.

Las restricciones en ambas jurisdicciones de la isla de Irlanda obligan a miles de mujeres a viajar cada año al extranjero para abortar o tomar píldoras compradas por internet, sin la asistencia de un médico por la amenaza de penas de cárcel de hasta 14 años en el sur y de cadena perpetua en el norte.

A diferencia del resto del Reino Unido, donde es legal, el aborto está regido en el Ulster por dos leyes -de 1861 y 1945-, que establecen que la terminación del embarazo es delito, excepto cuando corre peligro la vida de la madre o hay riesgo de que la mujer sufra problemas físicos o mentales si continúa con la gestación.

 Además: Díaz-Canel apunta a la corrupción como "enemigo principal de la Revolución"

Después de la protesta organizada hoy ante los juzgados de Belfast, Women on Waves recorrerá otras partes de la provincia en un autobús desde el que ofrecerá información y pruebas de ultrasonido.

En su itinerario figuran circunscripciones de dirigentes del ultraconservador Partido Democrático Unionista (DUP), mayoritario entre la comunidad protestante y socio del Gobierno de la primera ministra británica, Theresa May.

Su líder, Arlene Foster, ha reiterado que el resultado del referéndum irlandés no tendrá un impacto en la provincia y que la cuestión del aborto es competencia de la Asamblea autónoma norirlandesa, que, no obstante, permanece suspendida desde hace 18 meses.