•   Berlín, Alemania  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La Fiscalía alemana pidió este viernes la extradición del expresidente independentista catalán Carles Puigdemont a España, país que lo requiere para juzgarlo por rebelión y malversación a raíz de su intento fallido de declaración de independencia.

La decisión final compete sin embargo al tribunal de Schleswig-Holstein, en el norte del país, que hasta ahora se ha mostrado escéptico sobre la validez de estos cargos en el derecho alemán.

Presidente catalán forma un gobierno sin políticos presos ni exiliados

Puigdemont, detenido a finales de marzo en el norte de Alemania, se instaló desde su puesta en libertad en Berlín.

"La fiscalía general considera legal la petición de entrega de Carles Puigdemont a España por los dos delitos de los que se le acusa", indicó en un comunicado. No se fijó ninguna fecha para esta decisión, que se conocerá en los próximos días o semanas.

Para la fiscalía alemana, son justificadas tanto la acusación de desvío de fondos como la de rebelión durante la declaración de independencia en octubre pasado.

"Los elementos suministrados por las autoridades españolas muestran claramente que la violencia en Cataluña puede ser atribuida al individuo buscado", señala el comunicado de la fiscalía, favorable a la detención de Puigdemont en espera de su extradición.

La justicia alemana rechaza encarcelar a Puigdemont

Pero el tribunal regional competente de Schleswig-Holstein ya rechazó dos veces peticiones de la fiscalía para encarcelar a Puigdemont y ordenó en abril la liberación de la figura central del independentismo catalán.

El gobierno español emitió una orden de captura europea y quiere juzgarlo por rebelión y desvío de fondos por haber proclamado la independencia de Cataluña el año pasado.

El tribunal alemán competente, que tendrá la última palabra, sugirió hasta ahora que no está convencido de las acusaciones de rebelión. Falta saber si cambiará al final su opinión o si autorizará o no una entrega de Puigdemont por las acusaciones menos graves de desvío de fondos públicos.

Tras la abortada declaración de independencia de Cataluña el 27 de octubre, Puigdemont se exilió en Bélgica y recientemente renunció a dirigir la región para sacar a Cataluña del bloqueo político con Madrid.