•   Londres, Inglaterra  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno británico abordará en el G7 con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, posibles exenciones a los aranceles que ha impuesto al acero y el aluminio europeos, afirmó hoy el ministro de Comercio Internacional del Reino Unido, Liam Fox, que calificó esas tasas de "ilegales".

En una entrevista con la cadena BBC Radio 4, el ministro afirmó que todavía espera que Washington suspenda algunos de los aranceles que ha dictado sobre las importaciones de la Unión Europea (UE), que afectan también a Canadá y México.

Enmanuel Macron califica de "ilegal" la decisión de Trump y hablará con él esta noche

"Vamos a continuar defendiendo esa postura durante esta semana. Tenemos, por supuesto, la reunión de líderes del G7 al término de la semana, donde la primera ministra (la conservadora Theresa May), abordará la cuestión con el presidente Trump y otros líderes", dijo Fox.

Liam Fox

El encuentro del G7, grupo del que forman parte asimismo Alemania, Canadá, Francia, Italia y Japón, se celebrará los próximos 8 y 9 de junio en la región canadiense de Charlevoix.

"Estados Unidos cree, en mi opinión de forma errónea e ilegal, que esto es una cuestión de seguridad nacional para Estados Unidos", sostuvo el ministro británico.

México contraataca con aranceles a la guerra comercial abierta por Estados Unidos

"Dado que nosotros exportamos algunos productos siderúrgicos bastante complejos a Estados Unidos, que forman parte de sus propios programas de seguridad nacional, la razón que han aportado es errónea, por lo que creemos que es ilegal", argumentó.

May se ha mostrado esta semana decepcionada por la "injustificada decisión" de Trump.

"Estados Unidos, la Unión Europea y el Reino Unido son aliados cercanos y siempre han promovido los valores compartidos de la apertura y el comercio justo en todo el mundo", dijo la primera ministra conservadora.

Estados Unidos abre la guerra comercial con aranceles a la UE, Canadá y México

"Nuestras industrias del acero y el aluminio son enormemente importantes para el Reino Unido, pero también contribuyen a la industria estadounidense, en proyectos de defensa y mejoran la seguridad nacional estadounidense", agregó la jefa de Gobierno.