•  |
  •  |
  • AFP

La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, expresó hoy su inquietud por las incursiones diplomáticas de China e Irán en América Latina, en especial con Venezuela y Nicaragua. "Si observamos las conquistas, particularmente en América Latina, que está haciendo Irán, que está haciendo China, son bastante preocupantes", expresó Clinton ante diplomáticos y otros funcionarios del departamento de Estado. "Ellos están construyendo conexiones políticas y económicas muy fuertes con varios líderes latinoamericanos", señaló.

Aseguró que el nuevo mundo es "un mundo multipolar, en el que competimos por la atención y las relaciones al menos con Rusia, China e Irán", y añadió que dichos países pueden llenar pronto el vacío que deje Estados Unidos.

No desean dar la espalda a Venezuela
La jefa de la diplomacia estadounidense respondió a las preocupaciones expresadas por un funcionario retirado del Departamento de Estado sobre la apertura del gobierno del presidente Barack Obama con el mandatario venezolano, Hugo Chávez. Explicó que la apertura hacia Chávez forma parte de la búsqueda de un nuevo enfoque de las relaciones con ese gobierno anti-estadounidense luego de que fracasaran los esfuerzos de la administración anterior de George W. Bush por aislarlo. "No creo que en el mundo de hoy nuestro interés sea darle la espalda a países de nuestro propio hemisferio", agregó Clinton.

La secretaria de Estado afirmó que la nueva administración norteamericana estaba analizando como lidiar con los líderes más anti-estadounidenses de la región. "Estoy, por cierto, abierta a las críticas constructivas y a nuevas ideas", aseguró tras pasar revista a los intentos de acercamiento que tanto ella como el presidente Obama realizaron en la Cumbre de las Américas en Trinidad y Tobago en abril.

Buscan cómo lidiar con Ortega
"Hablamos con Chávez de volver a intercambiar embajadores, cosa que creo que haremos en algún momento", subrayó. "Estamos considerando cómo lidiar con Ortega", señaló en referencia a Daniel Ortega, presidente de Nicaragua. "Los iraníes están construyendo en Managua una embajada gigantesca. Y sólo nos podemos imaginar para qué lo están haciendo", aseveró.

"Queremos intentar mejorar las relaciones con el presidente ecuatoriano, Rafael Correa y queremos ver si podemos (...) volver a tener embajador y trabajar con Evo Morales en Bolivia", afirmó.