•  |
  •  |
  • EFE

La alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, anunció hoy que las banderas de las instalaciones municipales en la capital puertorriqueña ondearán a media asta en solidaridad con los ciudadanos que aún no tienen energía eléctrica y los fallecidos tras el paso del huracán María en septiembre del 2017.

En un comunicado indicó que se trata de recordar "a los fallecidos a consecuencia de la negligencia gubernamental que provocó una crisis humanitaria de mayores proporciones tras el paso del huracán María".

El anuncio de la alcaldesa llega después de que un reciente estudio de la Universidad de Harvard, junto a universidades locales, elevara a 4.645 los fallecidos a consecuencia del huracán María, una cifra que dista de la oficial de 64.

Puerto Rico después del huracán María

Al día siguiente de la publicación de dicho análisis la alcaldesa publicó una imagen de ella con una gorra con el número de 4.645 impreso y la frase "nunca olvidados, nunca más".

Y volvió a criticar al presidente estadounidense, Donald Trump, al considerar que fallecieron tantas personas "ya que el Gobierno federal del que se supone debe estar a su cargo, fue incapaz de hacer su trabajo".

"Después del Huracán María, las banderas en las instalaciones del municipio de San Juan habían estado a media asta mientras hubiera puertorriqueños sin el servicio de energía eléctrica. Desde hoy, las banderas del municipio de San Juan estarán a media asta: por los que no tienen luz y por los que debido a la negligencia del Gobierno federal no verán la luz del día", se agregó hoy en una nota informativa.

Afectaciones del huracán María

A su vez, indicó que cada "boricua de la manera que entienda debe honrar la vida de aquellos que ya no están. Las imágenes de los zapatos frente al Capitolio son una forma digna de comenzar ese duelo nacional para que, como pueblo, podamos sanar las heridas dejadas por la negligencia y el silencio desgarrador que nos arrebató a cientos, a miles".

"Sus vidas deben servir de inspiración para que tomemos las lecciones dolorosas y no permitamos que ni un boricua más muera por falta de acceso a servicios esenciales como electricidad, acceso a cuidado médico y comida", dijo la alcaldesa de San Juan.

"El dolor debe fortalecernos para encarar la dura verdad, la negligencia, la burocracia, la ineficacia y el silencio fueron la causa de la muerte de nuestros compatriotas. ¡Ni uno más!", concluyó.