•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, hizo hoy un llamado a la libertad y la democracia durante su discurso de apertura de la 70 Asamblea General de la OEA, en el que aseguró que el continente debe estar "definitivamente libre de dictaduras".

En una breve alocución, Almagro insistió en que "la libertad nunca puede ser ni entregada, ni erosionada, ni relativizada" en favor de intereses particulares, e insistió en que la libertad de los pueblos "es sagrada".

Estados Unidos expondrá crisis de Nicaragua en la OEA

El secretario general subrayó el papel de mujeres, afrodescendientes e indígenas en la lucha por esas libertades, y reiteró que precisamente "la defensa de sus derechos es un imperativo esencial" para el organismo.

Sin hacer alusión a ninguno de los países miembros, aunque la "situación de Venezuela" es uno de los aspectos a tratar en la agenda de la Asamblea, Almagro recordó que "solo en democracia el individuo tiene, ejerce y reclama sus derechos" e insistió en que "solo desde la democracia" los individuos tienen derecho a pelear "por los errores del presente".

"Cuando estamos dispuestos a celebrar elecciones con candidatos proscritos y presos políticos no estamos haciendo democracia (...) estamos siendo cómplices del autoritarismo y violando derechos humanos", agregó.

Tras el discurso de Almagro, se procedió a la elección de Paraguay como miembro encargado de ejercer la Presidencia de la Asamblea, de manos de su ministro de Exteriores, Eladio Loizaga.

Human Rights Watch insta a la OEA a debatir sobre la crisis en Nicaragua

La crisis en Nicaragua no figura en la orden del día, aunque algunos países quieren incluir ese tema y EE.UU. está buscando apoyos para aprobar una resolución que condene al Gobierno de Daniel Ortega y la violencia que ha dejado más de un centenar de muertos y cerca de un millar de heridos.

Sobre Venezuela, el Grupo de Lima, compuestos por 14 países de las Américas, tiene previsto presentar una resolución para rechazar las elecciones del 20 de mayo en las que Nicolás Maduro fue reelegido como presidente, y para condenar otros aspectos de ese Gobierno, como su rechazo a la ayuda humanitaria, dijeron a Efe fuentes diplomáticas.