•   Naciones Unidas  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Estados Unidos acusó hoy a la ONU de "hipocresía" por cuestionar sus políticas de inmigración y pedirle que deje de separar a familias centroamericanas detenidas en su frontera sur.

"Una vez más, Naciones Unidas muestra su hipocresía señalando a Estados Unidos mientras ignora el censurable historial de derechos humanos de varios miembros de su propio Consejo de Derechos Humanos", dijo Nikki Haley, la embajadora estadounidense en la ONU.

 Se abre el periodo de renovación del TPS para hondureños residentes en EE.UU.

Haley salió así al paso de las críticas de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, que hoy denunció que cientos de niños centroamericanos han sido detenidos en la frontera sur de EE.UU. y separados de sus padres desde el pasado octubre.

Nikki Haley

La diplomática dijo que mientras la Oficina del Alto Comisionado "ataca de forma ignorante a EE.UU. con palabras, EE.UU. lidera el mundo con sus acciones, por ejemplo dando más ayuda humanitaria a conflictos globales que ningún otro país".

"Vamos a seguir siendo un país generoso, pero también somos un país soberano, con leyes que deciden la mejor forma de controlar nuestras fronteras y proteger a nuestra gente", señaló. 

 Decenas de miles protestan en Francia contra la política liberal de Enmanuel Macron

La diplomática recalcó que "ni Naciones Unidas ni nadie más van a dictar cómo Estados Unidos defiende sus fronteras".

Washington ha sido a menudo muy crítico con los mecanismos de derechos humanos de la ONU, denunciando por ejemplo sus repetidas críticas a Israel, una postura que se ha endurecido desde la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca.

La Administración Trump ha amenazado con abandonar el Consejo de Derechos Humanos si no hay cambios profundos en su funcionamiento.

 Cabello dice que emigración venezolana "no es por culpa de la revolución"

La reacción de Haley se produjo después de que hoy, en Ginebra, la Oficina del Alto Comisionado avisase de que la "separación de los niños de sus padres es una seria violación de los derechos de los menores".

"El interés de los niños siempre tiene que ser el primero. La mayoría de estas familias salieron de Guatemala, Honduras y El Salvador huyendo de situaciones de creciente inseguridad y se les debería proteger. Urgimos a Estados Unidos a parar inmediatamente la separación de las familias", afirmó en rueda de prensa la portavoz de la Oficina, Ravina Shamdasani.