•   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, pidió hoy al gobernador de Antioquia, Luis Pérez, y al alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, dejar los enfrentamientos y unirse para atender la emergencia en la hidroeléctrica de Ituango (noroeste), que está en construcción.

"No es el momento de comenzar a pelearse entre los diferentes actores. Y por eso mi llamado al Gobernador, al Alcalde, a los organismos de control, a la empresa misma, es el momento de estar unidos, todos, para afrontar esta emergencia", dijo el jefe de Estado en la inauguración del complejo inmobiliario Plaza Claro, en Bogotá.

 Juan Manuel Santos dice riesgo en Hidroituango se ha incrementado según expertos de Estados Unidos

El gobernador Pérez denunció hace algunos días un "un manoseo de la información" sobre la crisis en la represa y falta de transparencia, a lo que el grupo Empresas Públicas de Medellín, dueño de la obra, y el alcalde Gutiérrez responden que no es cierto.

El grupo Empresas Públicas de Medellín (EPM), dueño de la central hidroeléctrica de Ituango, que está en construcción en el noroeste de Colombia, advirtió hoy que la crisis que se vive en la obra, que corre el riesgo de un derrumbe, va para largo.

Santos insistió en que "no es el momento para comenzar a pelearse".

Añadió que los "juicios de responsabilidades, que tendrán que venir, se harán después. Pero en situaciones como estas lo importante es unirnos todos (...) para afrontar de la mejor forma posible esta emergencia".

Desde el pasado 7 de mayo Hidroituango está en emergencia por un derrumbe que taponó el túnel que desvía las aguas del río Cauca, el segundo de mayor cauce en el país, que quedaron represadas en un embalse sin terminar y que corre el riesgo de colapsar.

 Operación militar en Colombia deja 130 capturas en zona disputada por narcos

La situación obligó a las autoridades a evacuar de sus hogares a miles de personas de las localidades de Puerto Valdivia y Puerto Antioquia, así como de los municipios Cáceres y Tarazá, situados a orillas del Cauca, aguas abajo de la presa, y que podrían ser arrasadas por un eventual rompimiento de la obra.