•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El canciller chileno Roberto Ampuero dijo ayer, tras la resolución del martes en la OEA sobre Venezuela, que ve “un pequeño cambio” en algunos de los tradicionales aliados del país caribeño, ya que, a su juicio, se sienten “incómodos” de situarse junto a un Gobierno como el del presidente Nicolás Maduro.

La resolución del martes abrió la puerta a la suspensión de Venezuela en la OEA, la mayor sanción posible contemplada por el organismo y que en sus 70 años de historia solo ha aplicado a dos países: Cuba y Honduras.

“¿Estamos en los límites de las medidas políticas con Venezuela? A veces pienso que estamos muy cerca, y eso es una situación muy peligrosa”, dijo Ampuero en una conferencia en Washington.

“Pero no quiero creer eso -siguió-, creo que todavía hay una posibilidad. Especialmente, tras la votación de la resolución de ayer de la Organización de Estados Americanos (OEA)”.

Cambio en países del ALBA

Ampuero señaló que tiene “la sensación desde ayer, de que se está produciendo un pequeño cambio en algunos de los países que eran muy cercanos a Venezuela en el seno del ALBA”, en referencia a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América.

La OEA votó este martes a favor de una resolución que abre el proceso de suspensión de Venezuela como país miembro del organismo hemisférico, durante su Asamblea General, que culminó el martes en Washington.

Para aprobarla eran necesarios 18 votos y sus impulsores (los 14 países del Grupo de Lima y EE. UU.) lograron 19, aunque hubo once abstenciones y cuatro Estados (Venezuela, Bolivia, San Vicente y las Granadinas, y Dominica) se opusieron.

Los países que se abstuvieron fueron: San Cristóbal y Nieves, Surinam, Trinidad y Tobago, Uruguay, Antigua y Barbuda, Belice, Ecuador, Salvador, Granada, Haití y Nicaragua.