•   Qingdao, China  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente chino, Xi Jinping, y el primer ministro indio, Narendra Modi, celebraron hoy su segundo encuentro en dos meses durante la cumbre de la Organización para la Cooperación de Shanghái, con el fin de seguir acercando posturas entre ambos países tras un año de tensiones.

Xi y Modi, que presidieron la firma de varios acuerdos bilaterales de cooperación, coincidieron en que la reunión informal que ambos celebraron en abril en la ciudad central china de Wuhan, a orillas del Yangtsé, debe servir de punto de salida para promover unos lazos a veces lastrados por los conflictos fronterizos.

Putin regala a Xi Jinping una sauna de madera siberiana en su visita a China

"Debemos mantener una comunicación estratégica, expandir la cooperación económica comercial y promover los intercambios entre los dos pueblos", señaló Xi, citado por la agencia oficial Xinhua.

Xi Jinping, presidente de China.

Modi invitó por su parte al presidente chino a repetir el encuentro informal de Wuhan el próximo año, en esa ocasión en la India.

El primer ministro indio asiste a la cumbre de la OCS por primera vez en calidad de mandatario de un Estado miembro, ya que India era país observador de la organización hasta que en 2017 fue plenamente admitida en el organismo, liderado por Rusia y China y en el que también está Pakistán.

La embajada de EEUU en China lanza una alerta sanitaria por una misteriosa enfermedad

China e India vivieron fuertes tensiones fronterizas en el verano del año pasado, cuando tropas indias entraron en territorio chino reclamado por Bután (Estado en la órbita diplomática de Nueva Delhi) y permanecieron en él durante dos meses, pese a las continuas llamadas de Pekín a que lo abandonaran.

Narendra Modi

El contencioso finalizó con un acuerdo entre ambas partes que propició la retirada de las tropas indias, aunque Nueva Delhi y Pekín siguen protagonizando recelos mutuos por otros temas, como las Nuevas Rutas de la Seda (un ambicioso programa chino de inversión global que India teme puede restarle influencia en Asia).