•   Buenos Aires, Argentina  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Cámara de Diputados argentina comenzará el miércoles a debatir un proyecto de ley para despenalizar el aborto, cuyo desenlace es aún incierto por la libertad de conciencia que han permitido la mayoría de partidos y la igualdad entre los legisladores que ya anunciaron el sentido de su voto.

Las comisiones de Legislación General, Salud, Familia y Legislación Penal dieron hoy por 64 votos a favor y 57 en contra dictamen de mayoría a la iniciativa, el trámite anterior a su votación en Diputados, donde podría obtener media sanción a la espera de su aprobación definitiva en el Senado.

Debido al elevado número de intervenciones previstas, la sesión se alargará probablemente hasta la madrugada del jueves, y llega precedida por cientos de discursos, tanto a favor como en contra, pronunciados por médicos, expertos o religiosos, entre otros, que fueron llamados a las comisiones.

 Estudiantes ocupan escuelas de Buenos Aires para pedir legalización de aborto

Mientras tiene lugar la sesión, en el exterior del Congreso, en una plaza que estará dividida en dos partes para evitar incidentes, hay convocadas manifestaciones de grupos antiabortistas y de quienes defienden la interrupción voluntaria del embarazo, a las que se espera que asistan miles de personas.

El debate público y las movilizaciones han sido una constante desde que en pasado marzo el presidente argentino, Mauricio Macri, instase a que se debatiese el proyecto y permitiese la libertad de voto para sus legisladores, pese a mostrarse él mismo en contra.

Horas antes del debate, los recuentos realizados sitúan en torno a 115 los diputados partidarios de la reforma, muy cerca de los detractores, que son aproximadamente 120, en tanto que una veintena de diputados no ha hecho públicas sus intenciones.

 Mayor central sindical argentina convoca a una huelga general el 25 de junio

El proyecto de ley fue presentado por séptima vez, ya que en todas las ocasiones anteriores no recibió el visto bueno de las comisiones, por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

El texto propuesto establece que toda mujer tiene derecho a interrumpir su embarazo durante las primeras 14 semanas de gestación y, después de ese plazo, en los dos casos permitidos hoy o si existen malformaciones fetales graves.

Actualmente, el país rige su normativa al respecto por el Código Penal de 1921, que considera el aborto un delito, aunque contempla que "no es punible" cuando es necesario evitar un peligro para la salud de la mujer o cuando el embarazo es producto de una violación.

 Argentina, país del papa Francisco, dividida por una ley para despenalizar aborto

Según Amnistía Internacional, el aborto es la principal causa de muerte materna en 17 de las 24 provincias de Argentina, y, según Unicef, nacen anualmente casi 3.000 bebés de niñas de entre 10 y 14 años, a lo que se suman los 500.000 abortos clandestinos que organizaciones feministas aseguran que se realizan cada año en el país.