•  |
  •  |
  • END

PANAMA/AFP

Los panameños reflexionaban ayer sábado para elegir al próximo presidente del país del Canal, entre dos visiones opuestas de hacer política: el empresario multimillonario Ricardo Martinelli, favorito en las encuestas, y la socialdemócrata Balbina Herrera, que ha forjado su carrera en la vida pública.

El largo fin de semana iniciado con el festivo del Día Internacional de los Trabajadores y el período de reflexión que impera desde los albores del viernes, había dejado a la capital panameña casi vacía y en un inusual silencio.

Ayer sábado, sólo algunos vehículos con las banderas o los colores de los partidos en liza, así como los miles de carteles que cuelgan de postes de la luz, farolas, o vallas publicitarias, con las caras sonrientes de los candidatos, recordaban a los escasos transeúntes las elecciones de hoy domingo.

“Esperamos que se viva la fiesta electoral y que los partidos pidan a su gente que haya tolerancia y respeto” después de la tensa y larga campaña electoral -casi dos años- que han soportado los panameños, dijo ayer a la AFP Marco Antonio Cohen Neira, uno de los 548 delegados electorales que velarán en los 2,382 centros de votación para que todo funcione con normalidad.

Votarán hasta los presos

Otros 53 observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA) y unos 70 de instituciones latinoamericanas velarán también por la transparencia de estos comicios, en los que los 10,000 reclusos del país podrán votar por primera vez en las mesas especialmente habilitadas en 18 cárceles del país.

Más de 2.2 millones de electores, de los que 43% tienen entre 18 y 35 años, están convocados para elegir a 1,594 cargos, además del presidente y vicepresidente, también renovarán los 71 escaños del Congreso, los 20 del Parlamento Centroamericano que corresponden a Panamá, a 75 alcaldes y 650 concejales.

La llave del resultado la tendrá la capital y las populosas localidades que la rodean, como la Chorrera, Arraján y San Miguelito, donde se encuentra la mitad de los votantes del país del Canal, de 3.3 millones de habitantes, de los cuales 28% vive en la pobreza.

El Tribunal Electoral, muy criticado por una serie de polémicas decisiones que ha tomado no siempre en estricta observancia del reglamento, podría empezar a ofrecer los primeros resultados una hora y media después del cierre de los colegios.

¿Podrá Martinelli?.

Las encuestas dan a Martinelli, en su segundo intento por llegar a la presidencia, una ventaja entre 11 y 16 puntos sobre su rival del Partido Revolucionario Democrático (PRD) la principal fuerza política del país, actualmente en el gobierno con Martín Torrijos.

Pese a la bonanza económica del país, que ha crecido en los últimos tres años una media de 9.7% y será de los pocos que en el Continente, que este año seguirá creciendo, aunque a un ritmo menor -entre 3 y 5%- los panameños se inclinarían por el “verdadero cambio” que propone el aspirante de la Alianza por el Cambio, que aglutina a cuatro partidos de derecha, incluido el suyo.

Las propuestas de ambos candidatos no difieren mucho, lo que sí cambiará será “su implementación”, dijo a la AFP Aram Cisneros, uno de los asesores de Martinelli.

Sin embargo, la candidata oficialista, ingeniera agrónoma Balbina Herrera, ha prometido meter presos a los especuladores “porque todos tenemos derecho a disfrutar de las mismas oportunidades” y repartir la riqueza.

La ampliación del Canal, la vía de 80 km que une los océanos Pacífico y Atlántico por el que transitaron el pasado año más de 14,700 barcos, un 5% del comercio internacional, seguirá siendo el principal motor de la economía panameña, independientemente de quién resulte ganador.

No en vano, alrededor de las obras de ampliación -por 5,250 millones de dólares- gravitan la construcción inmobiliaria -que el pasado año creció más de 30%- los servicios marítimos, portuarios y financieros, las telecomunicaciones y el turismo que han contribuido al “milagro económico” en Panamá.