•   Lisboa, Portugal  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Parlamento portugués votó este viernes en primera lectura una propuesta de ley para autorizar el uso terapéutico de los derivados del cannabis, para alegría de los enfermos que reclaman su legalización.

El texto, presentado por el Bloque de Izquierda (extrema izquierda) se aprobó gracias al apoyo de todos los grupos parlamentarios, con excepción del partido de derecha CDS-PP, que se abstuvo.

 Lea: La biotecnología en el cannabis medicinal se extiende por América

Era una decisión muy esperada por enfermos como Paula Cristina Rocha, una mujer de 51 años que sufre epilepsia y que comenzó a tomar por iniciativa de su hermana Maria Joao Rezende hace poco más de un año cannabidiol (CBD), uno de los 60 componentes que se hallan en el cannabis pero que no tiene propiedades psicoactivas.

La cannabis será para uso medicinal en Portugal. Foto: Cortesía / END."Es lo mejor que me ha pasado. Es un éxito total", contó Paula Cristina a la AFP.

Gracias a este tratamiento prescrito por un neurólogo al que consultó en Brasil, apenas tiene una docena de crisis epilépticas al mes, frente a las 60 u 80 que podía llegar a sufrir antes, asegura su hermana, enfermera de formación y miembro de la asociación Cannativa, que milita por la legalización del cannabis de uso terapéutico.

 Lea más: Miles de chilenos marchan por la regulación del cultivo y uso de cannabis

La asociación "celebra la adopción de la propuesta de ley, que abre la vía al cannabis medicinal, pero plantea algunos problemas", reaccionó este viernes en un comunicado.

Los partidarios del cannabis terapéutico deseaban que las familias de los enfermos pudieran cultivar la planta o que el Estado reembolsara el tratamiento.

"En Portugal, los médicos rechazan prescribir cannabis terapéutico porque los productos no están regulados. Y sin receta, no tenemos derecho a importarlos. Yo lo hago igual pero eso nos cuesta mucho dinero e inconvenientes", explica Maria Joao Rezende, que obtiene el producto de Estados Unidos, donde se considera un suplemento alimentario, a través de Brasil.

 Además: Zimbabue legaliza producción de cannabis para usos medicinales y científicos

"Me siento una pequeña traficante, aunque no sea una droga para nada", dice indignada.

Según los resultados de un gran ensayo clínico, publicado sen 2017 en el New England Journal of Medicine, el cannabidiol reduce en un 39% la frecuencia de las crisis epilépsicas en su forma más severa.

Portugal concedió en 2014 las primeras autorizaciones para la producción de cannabis con fines medicinales destinado a la exportación.