•   La Paz, Bolivia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los más veteranos de la comunidad LGTB de Bolivia denuncian que la discriminación que sufre este colectivo se ve multiplicada en las edades más adultas en ámbitos como el laboral, lo que los convierte en un grupo social muy vulnerable que sueña con abrir un restaurante para que todos trabajen dignamente.

Los mayores de 60 años del colectivo tienen dificultades para encontrar un trabajo digno por "la discriminación que han sufrido a lo largo de su vida", comenta Consuelo Torrico, representante de Adulto Mayor de Gais, Lesbianas, Transexuales y Bisexuales (TLGB) de Bolivia.

 Lea: Tel Aviv celebra la mayor Marcha del Orgullo Gay de Oriente Medio

"El 60 % trabaja como independientes, algunos trabajan en la calle, otros recogen basura, otros son sastres, trabajan en la cocina", relata Torrico.

El Centro Cultural de España en La Paz acogió esta semana unas charlas en las que participaron activistas de este colectivo. Consuelo es una activista reconocida en el país, que hace cuatro años tomó la presidencia del colectivo Adulto Mayor TLGB para luchar por los derechos de los más vulnerables.

"Somos seres humanos, no seres invisibles. Vivimos con miedo", explica para concienciar a los asistentes. El sueño de la asociación es abrir un restaurante, ya que los integrantes tienen conocimientos de hostelería y eso les permitiría tener un trabajo estable, pero de momento no pueden hacer frente a las cuestiones económicas porque los bancos "no les dan créditos".

Todas estas dificultades para encontrar trabajo repercuten en su modo de vida, lo que provoca que "el 70 por ciento viva en casas alquiladas" y en ocasiones sean expulsados de las viviendas sin aviso, o incluso estafados, según lamenta.

 De interés: Legisladores piden a James Mattis que abogue por aceptar a soldados transgénero

"Falta cumplimiento de la ley 369", denuncia Torrico en relación a la Ley General de las Personas Adultas Mayores que propugna la no discriminación y la no violencia contra el colectivo.

Según la organización, muchos no pueden "vivir dignamente" y algunos incluso viven en la calle ante la falta de recursos.

Además, el 40 por ciento de los adultos mayores gais, lesbianas transexuales y bisexuales no tiene acceso a un seguro médico, lo que los obliga a automedicarse.

Torrico destaca aquí la situación de las personas trans, que necesitan una atención "más personalizada" y que no atente contra su identidad.

El colectivo reclama también "mayores espacios" para reunirse y gestar programas de desarrollo que permitan sensibilizar a la población boliviana.

 Además: Supremo de Chile aprueba cambio de nombre y sexo registral sin cirugía

La energía que transmiten y las ganas de revolucionar el sistema les restan años mientras reparten folletos y aplauden a Coco, como conocen popularmente a Consuelo Torrico, por su lucha por los derechos LGTB.

"Soy una persona de la tercera edad y me siento muy orgullosa. He recorrido caminos que a ti te faltan, cada arruga de mi cuerpo es una experiencia vivida. Lo único que te pido es respeto, porque yo también fui joven, tuve tu edad y tú también llegarás a la mía", sentencia Coco ante cámara.