•   Sao Paulo, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Policía brasileña detuvo a un hombre de 45 años acusado de ser uno de los jefes del narcotráfico en varias favelas de Río de Janeiro y sobre el que pesaban cinco mandatos de prisión, informaron hoy fuentes oficiales.

El sospechoso, identificado como Luiz Carlos Moraes de Souza, conocido como "Monstro", fue arrestado en la víspera en una residencia de lujo, situada en la localidad costera de Guarapari, en el estado de Espírito Santo, vecino de Río, según señaló la Policía Civil en un comunicado.

 Lea: El mayor aeropuerto de Brasil lanza campaña para combatir el trabajo infantil

Las autoridades decomisaron además 7.500 reales (unos 2.000 dólares) en efectivo y una cantidad de drogas sin precisar.

Moraes de Souza es apuntado como uno de los jefes del tráfico en dos comunidades de Macaé, en el interior del estado de Río, y en la favela "Morro do Urubu", en la capital fluminense.

El cabecilla, sobre el que pesaban cinco órdenes de prisión, responderá ante la Justicia de Río por los delitos de narcotráfico y falsedad documental.

 Lea más: La huelga camionera causó un perjuicio de 4.280 millones de dólares en Brasil

El estado de Río de Janeiro atraviesa una grave crisis de violencia que empezó tras la celebración de los Juegos Olímpicos de 2016, se agravó en 2017 y alcanzó su pico en este año 2018.

La ola de homicidios y el control ejercido por bandas de traficantes y milicias en varias partes de la ciudad más emblemática de Brasil provocaron que el presidente, Michel Temer, decretase el pasado 16 de febrero una intervención militar en el área de seguridad del estado de Río.

Con esa decisión, ampliamente criticada por movimientos sociales y la oposición, el Gobierno dejó en manos de las Fuerzas Armadas el control del orden público de la región y el comando de los diferentes cuerpos de seguridad.

 También: El color del mundial en las calles de Río de Janeiro se pierde por apatía de la afición

Sin embargo, la presencia del Ejército, prevista hasta finales de este año, no se ha traducido en un descenso significativo en los índices de violencia tras cuatro meses de intervención.

De hecho, el ministro de Seguridad Pública de Brasil, Raul Jungmann, defendió este viernes que la intervención militar sea prorrogada por un año más, es decir, hasta finales de 2019.

"Si tenemos más tiempo, mejores resultados vendrán", indicó.

 Además: Ciudad brasileña enfrenta mayor brote de toxoplasmosis del país con 510 casos

Según el Instituto de Seguridad Pública de Río, las muertes como consecuencia de enfrentamientos con las autoridades crecieron un 46 % en mayo con respecto al mismo mes del año pasado.

Según datos de la plataforma "Fuego Cruzado", una persona es herida de bala cada seis horas en Río y en lo que va de año, más de 50 policías ya han perdido la vida de forma violenta.