•   Ginebra, Suiza  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), aplaudió hoy la decisión de España de dar una solución a la crisis del buque Aquarius, en el que viajaban 630 inmigrantes indocumentados, y al que autoridades de Italia y Malta denegaron el permiso para atracar.

Tras más de una semana en el mar, y tras haber repartido a los inmigrantes y refugiados en varias embarcaciones, el Aquarius atracó hoy en el puerto español de Valencia (este), al igual que los dos barcos italianos en los que se repartieron los inmigrantes.

"Estamos muy agradecidos de que esta dura experiencia haya terminado, pero este incidente nunca debería haber ocurrido", afirmó el alto comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, citado en un comunicado del organismo.

Estados Unidos separó de familias a casi 2.000 menores migrantes en frontera con México

"El principio del rescate en el mar es lo suficientemente importante como para no ponerlo en riesgo, y cualquier cuestionamiento sobre los desembarcos puede suponer un grave peligro no solo para los refugiados e inmigrantes sino para cualquier persona que se encuentre en situación de riesgo en el mar", agregó.

Grandi se ha puesto a disposición de las autoridades españolas para ayudar en las labores de evaluar las necesidades de los inmigrantes y refugiados, identificar a quienes puedan estar en situación de riesgo y a aquellas personas que necesiten protección internacional.

Deportaciones de salvadoreños superan las 11.000 en 2018, 20 % menos que 2017

ACNUR aboga por desembarcos predecibles y garantizados a nivel regional para situaciones de rescate marítimo y, tras el desembarco, por el establecimiento de mecanismos adecuados de redistribución de responsabilidades, para evitar que se penalice a países a los que se deja solos con la gestión, la tramitación y el seguimiento, especifica el comunicado.