•   Jerusalén, Israel  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Un comité ministerial aprobó hoy una propuesta de ley que se presentará el miércoles al Parlamento y que prohibiría hacer fotos o grabar a soldados en servicio, contemplando penas de entre cinco y diez años de prisión para quien lo haga, informaron hoy medios locales.

El adjunto al abogado del Estado Raz Nizri ya ha advertido que la propuesta de ley no pasará el escrutinio legal, ha criticado que hacer una foto a un soldado suponga un delito y conlleve tener antecedentes penales y ha animado al gobierno a hacer "una propuesta más moderada", informó el digital Ynet.

 Lea: Cometas incendiarias lanzadas desde Gaza provocan incendios en Israel

Las penas alcanzarían los diez años de prisión si los testimonios gráficos "minan el espíritu de los soldados de las Fuerzas de Defensa de Israel y de los ciudadanos israelíes" o si dañan la seguridad del país.

En el país no está habitualmente permitido grabar en bases militares o puestos de control, por motivos de seguridad, pero sí es posible grabar o fotografiar sin problemas a los soldados durante sus actividades militares.

 Lea más: ANP dice que la visita de enviados de Estados Unidos a la región "no tiene sentido"

El ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, sin embargo, dio la bienvenida a la norma y señaló en Twitter que los soldados israelíes "están bajo ataque de quienes odian Israel y apoyan al terror, que tratan de humillarlos y hacerles daño. Vamos a acabar con eso".

En la última década, la grabación de vídeos de comportamientos abusivos o inadecuados de soldados hacia la población palestina en territorio ocupado ha dado lugar a la apertura de varias investigaciones y una ONG israelí, Betselem, ha distribuido más de un centenar de cámaras entre palestinos para proteger sus derechos.

 Además: Israel ataca puesto de Hamás en Gaza por globos incendiarios y explosivos

La propuesta legislativa será trasladada al Parlamento (Kneset) para su primera lectura el próximo miércoles.

La Fiscalía General del Estado podría rebajar las penas propuestas a entre dos semanas y tres años de cárcel, según Ynet.