•   Nairobi, Kenia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Al menos ocho policías murieron hoy en Kenia por una bomba de fabricación casera que estalló al paso del vehículo en el que viajaban en el condado de Wajir (noreste), cerca de la frontera con Somalia, informaron las autoridades.

Las víctimas, cinco policías y tres agentes reservistas, patrullaban la zona de Bojigaras cuando sufrieron la explosión, confirmó el coordinador regional del Noreste de Kenia, Muhammad Saleh, quien añadió que los atacantes huyeron tras el suceso.

 Lea: Indignación por intento de tapar violaciones en escuela

"Los hallazgos preliminares apuntan a que el ataque fue ejecutado por terroristas de (el grupo yihadista somalí) Al Shabab. Los atacantes escaparon poco después de la explosión", subrayó Saleh en declaraciones recogidas por los medios locales.

Se trata del segundo ataque cometido este año en Wajir, tras un atentado perpetrado el pasado febrero contra una escuela de educación primaria de Qarsa, que dejó tres muertos, incluidos dos maestros.

Los ataques contra las fuerzas de seguridad kenianas han aumentado recientemente en áreas cercanas a la frontera con Somalia.

 Lea más: Kenia avisa a los cazadores furtivos que se enfrentan a la cadena perpetua

El pasado día 5, cinco miembros de una unidad paramilitar de la Policía de Kenia murieron y otros tres agentes resultaron heridos en la localidad de Liboi (este), al explotar un artefacto al paso de su vehículo.

El Ejército keniano está desplegado en la zona próxima a la frontera con Somalia para intentar contener la entrada de yihadistas desde el país vecino, donde también cuenta con tropas integradas en la Misión de la Unión Africana (AMISOM).

Al Shabab, que se adhirió formalmente a la red terrorista Al Qaeda en 2012, ha matado alrededor de 500 personas en Kenia desde abril de 2013, en represalia por el envío de soldados a Somalia para combatir el yihadismo.

 Además: El presidente de Kenia dice que los derechos LGTBI es un tema "no relevante"

El peor atentado del grupo terrorista en territorio keniano ocurrió en abril de 2015, cuando 148 personas murieron en el asalto a la Universidad de Garissa (este).

Al Shabab controla parte del centro y el sur de Somalia y aspira a instaurar un Estado islámico de corte wahabí en ese país, que vive en un estado de guerra y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barre.