•   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El candidato del partido uribista Centro Democrático, Iván Duque, fue elegido ayer presidente de Colombia con una votación que supera los diez millones de votos, cuando se ha contabilizado el 98.20% de las mesas.

Según la Registraduría Nacional del Estado Civil, Duque obtiene una votación sin precedentes en el país de 10,204,164 votos, equivalentes al 53.97%, mientras que Gustavo Petro, del movimiento Colombia Humana, recibe 7,906,479 sufragios (41.81%).

La ventaja parcial de 12.16 puntos de Duque a Petro lo hace inalcanzable porque solo faltaba por contabilizar el 1.80% de las mesas y confirma las proyecciones de las encuestas de las últimas semanas.

De esta forma, Duque, de 41 años, será a partir del próximo 7 de agosto el sucesor del presidente Juan Manuel Santos.

Esta elección conduce también por primera vez a la vicepresidencia de Colombia a una mujer, Marta Lucía Ramírez, su compañera de fórmula.

Tras conocerse estos resultados, el júbilo se desató en el centro de convenciones donde los seguidores de Duque están reunidos para seguir el escrutinio de las elecciones.

El voto en blanco, que surgió como alternativa para los votantes de centro, obtenía un apoyo del 4.20%, lo que significa 795,510 votos, muy por debajo del 15% que llegaron a darle algunas encuestas.

Petro reconoce victoria de Duke

Duque se impuso en la primera vuelta, el pasado 27 de marzo con más de 7.5 millones de votos (39.14 %), y Petro obtuvo en esa ocasión 4.8 millones de papeletas (25.08%).

El candidato izquierdista a la Presidencia de Colombia, Gustavo Petro, reconoció ayer la victoria del derechista Iván Duque, aunque no se consideró derrotado debido a su buen resultado en las elecciones celebradas este domingo.

“¿Cuál derrota? Ocho millones de colombianos y colombianas libres en pie. Aquí no hay derrota. Por ahora no seremos Gobierno”, escribió Petro, del movimiento Colombia Humana, en su cuenta de Twitter, al responder a una publicación en esa red social de la cadena radial Caracol. 

Duke, el uribista

Tiene apenas 41 años e Iván Duque ya ha conseguido el gran hito de su carrera, renovar al uribismo, darle un nuevo y joven rostro para llevarlo una vez más al poder tras ganar las elecciones presidenciales de ayer en Colombia.

A mitad de camino entre vallenatero y rockero, su pasión por la música le permite alternar temas de Queen, Van Halen, Kiss y Guns N’ Roses y no teme arrancarse a cantar íconos del tango como “Mano a Mano” de Julio Sosa.

La música lo ha acompañado desde su nacimiento en Bogotá, el 1 de agosto de 1976, en el seno de una familia acomodada de origen antioqueño y con fuerte raigambre política liberal.

Su carrera ha sido un esprint en pleno puerto de montaña, un hombre desconocido hasta hace poco que parece haber recurrido a uno de sus queridos trucos de magia para convertirse en una estrella fulgurante del Centro Democrático en el Senado y en apenas cuatro años llegar a la Presidencia.