•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los republicanos de la Cámara de Representantes de Estados Unidos someterán hoy a votación dos proyectos de ley migratorios, pese a ser conscientes de que es muy improbable que logren el respaldo suficiente.

La maniobra republicana se trata más bien de una estrategia política, ya que con el debate sobre las dos leyes bloquean la posibilidad de que los republicanos más moderados fuercen un voto sobre propuestas migratorias más centristas, y a la vez abordan el asunto de la separación familiar en la frontera.

El presidente Donald Trump impuso hace unas semanas una política de "tolerancia cero" para la inmigración ilegal, que ha causado la separación de más de 2.000 niños de sus padres, provocando duras críticas a su Administración tanto dentro como fuera de EE.UU.

 Estados Unidos ha deportado a más de 24.100 migrantes guatemaltecos en lo que va de año

Ante la presión, Trump firmó este miércoles una orden ejecutiva que pone fin a esas separaciones, pero hará que los niños sean llevados a centros de detención con sus padres de forma indefinida y el mandatario reclama que sea el Congreso quien actúe.

Donald Trump, presidente de Estados unidos

Trump insiste en que solo el Legislativo puede actuar de manera efectiva sobre el asunto, pero se trata de una medida unilateral del Ejecutivo, con la que el multimillonario quiere forzar a los demócratas a aprobar fondos para la construcción de su prometido muro con México y la reducción de la inmigración legal.

Los demócratas han planteado ya varias propuestas para votar de forma específica e independiente sobre la prohibición de la separación familiar de los inmigrantes, pero el liderazgo republicano y el propio Trump se niegan a ello si el texto no contiene además duras medidas para evitar la inmigración ilegal.

 En la frontera de Estados Unidos, los niños llaman a gritos a sus mamás

El presidente de la Cámara baja, el republicano Paul Ryan, admitió hoy que el voto sobre estos dos proyectos de ley tiene como "objetivo" frenar a los republicanos moderados en su intento por forzar el voto sobre sus propuestas, las cuales podrían obtener el visto bueno de los demócratas pero no el beneplácito del presidente.

Paul Ryan

"Queremos someter a votación algo que pueda ser firmado por el presidente, no algo que él vetaría", dijo Ryan hoy en rueda de prensa antes del comienzo del debate en el pleno de la Cámara de Representantes.

La líder de la minoría demócrata de la Cámara baja, Nancy Pelosi, aseguró minutos después que "el compromiso" del que se vanaglorian los republicanos no es con las familias inmigrantes ni con los demócratas, sino "con el diablo".

 Cuatro estados de Estados Unidos se niegan a desplegar efectivos en la frontera

A juicio de los demócratas, la legislación que promueve el liderazgo republicano es inaceptable, ya que "utiliza de rehén" a los niños y a los jóvenes indocumentados, para impulsar una política radical de inmigración con la que prohibir la reunificación familiar, limitar los inmigrantes legales y construir el muro.

La representante demócrata por California Zoe Lofgren consideró hoy que no cree que los republicanos tengan los votos para aprobar ninguna de las dos propuestas legislativas.

Lofgren, la demócrata de más alto rango en el Subcomité Judicial de la Cámara de Representantes sobre Inmigración y Seguridad Fronteriza, consideró que con esta maniobra los republicanos buscan una victoria procesal que margine la propuesta migratoria de los republicanos moderados.