•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Estados Unidos afirmó hoy que está "profundamente preocupado" por las violaciones del alto el fuego que se han producido en el sur de Siria en las últimas 48 horas y que, según activistas, han causado la muerte de al menos catorce personas por el impacto de proyectiles de artillería.

"Estados Unidos permanece profundamente preocupado por los informes sobre el aumento de operaciones por parte del régimen sirio en el sudeste del país, dentro de los límites de la zona establecida para reducir la escalada (de violencia) negociada por Estados Unidos, Jordania y Rusia", señaló la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert.

Asimismo, a través de un comunicado, Nauert advirtió al Gobierno ruso y al presidente sirio, Bachar al Asad, de que estas violaciones podrían conllevar "serias repercusiones" y exigió a las fuerzas favorables al Ejecutivo de Damasco que se "abstengan" de llevar a cabo "nuevas acciones".

Heather Nauert

La nota explica que el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, habló el pasado fin de semana por teléfono con su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, sobre la importancia "crítica" de que ambos países respeten al acuerdo y le trasladó que cualquier acción unilateral por parte de Rusia o Siria es "inaceptable".

"Estados Unidos espera que todas las partes respeten el alto el fuego, protejan a la población civil y eviten agravar el conflicto", concluye el comunicado.

 Al menos diez muertos por ataques en el norte de Siria, según activistas

A lo largo de estos últimos días se ha reavivado la violencia en la provincia meridional de Deraa, donde está en vigor un alto el fuego pactado por Jordania, Estados Unidos y Rusia desde julio de 2017.

Bachar al Asad, presidente sirio

Este mismo jueves se han producido nuevos ataques de artillería en la región, aunque por el momento no se han notificado víctimas mortales.

 Estados Unidos advierte a los yihadistas en Siria que sus opciones son rendirse o morir

Las fuerzas gubernamentales sirias han mandado refuerzos militares a Deraa en las últimas tres semanas en el marco de los preparativos de una ofensiva contra las facciones armadas.