•   La Paz, Bolivia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Indígenas bolivianos mostraron hoy sus saberes ancestrales en medicina y las ventajas de los tratamientos naturales con plantas y raíces en una feria en La Paz a iniciativa del Viceministerio de Medicina Tradicional e Interculturalidad.

"Estamos haciendo una feria departamental de medicina tradicional de cuatro especialidades, primero de guías espirituales, las parteras, médicos tradicionales y los médicos naturistas", señaló a Efe el viceministro de esa área, Lucas Choque.

 Lea: Bolivia refuerza su frontera con Brasil tras el robo a una unidad militar

Kallawayas, yatiris y parteras, que con sus propias características pueden ser equivalentes a sabios consejeros o médicos expertos en hierbas de la cultura aimara, se dieron cita en la plaza paceña de San Francisco para ofrecer gratuitamente sus tratamientos a base de plantas, raíces y minerales.

El presidente boliviano, Evo Morales, mientras espera recibir los primeros rayos del sol en la celebración del Año Nuevo Andino. Foto: EFE / END."Estamos rescatando nuestras plantas medicinales que hay en el campo. Antes no llegaban los médicos a las provincias, nuestros abuelos nos han enseñado a curar", destacó el médico tradicional Abraham Tola, de la provincia Aroma.

Esta tradición pasa de generación en generación, ya que hasta el momento no existe un laboratorio común que recopile toda la información y permita un estudio más exhaustivo, una necesidad que el Viceministerio estudia subsanar "a largo plazo", según Choque.

Casi cualquier enfermedad puede ser curada o aliviada gracias a la medicina tradicional, según afirman los curanderos aimaras, para lo que utilizan hierbas como el orégano o la salvia, así como diferentes pomadas naturales.

 Lea más: Asaltan y roban armas de unidad militar boliviana en la frontera con Brasil

"Cualquiera enfermedad al alcance de nuestro conocimiento podemos curar o aliviar. Diabetes, nervios, corazón, pomadas para el dolor de huesos, todo curamos", resaltó el kallawaya Abelino Pauca.

El alcalde de La Paz, Luis Revilla (c), es visto junto a una multitud frente a una hoguera destinada a las ofrendas de la Madre Tierra durante la celebración del Año Nuevo Andino en La Paz, Bolivia. Foto: EFE / END.Los kallawayas gozan de gran prestigio como herbolarios y sus antepasados trataron a los españoles durante la colonia y asesoraron a la elite inca.

El Gobierno reconoció en 2013 con la Ley de Medicina tradicional ancestral boliviana el ejercicio de estos tratamientos.

"A nivel de Bolivia, los médicos tradicionales ya somos reconocidos por el Gobierno, tenemos credencial que nos da el Gobierno. Somos legales, podemos trabajar conjuntamente con los médicos académicos según nuestro conocimiento", agregó el kallawaya.

 Además: Adultos mayores LGTB de Bolivia, vulnerables tras una vida de discriminación

Además de la "falta de contraindicaciones", la medicina tradicional es menos costosa que la académica, con tratamientos mensuales que no alcanzan los tres dólares.

"La consulta que yo cobro es diez bolivianitos (poco más de un dólar), el médico académico cobra hasta 500 bolivianos (unos 70 dólares) según su especialidad", aseveró Pauca.

"Nosotros apoyamos, colaboramos a la gente pobre, hay que apoyarle, darle la mano para no sacrificarle", agregó.

Los kallawayas son miembros de una cultura designada como patrimonio Oral e Cultural Intangible de la Humanidad por la Unesco en 2008.