•   La Paz, Bolivia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Un grupo de enfermos de cáncer se crucificó y realizó bloqueos callejeros en La Paz, la capital administrativa de Bolivia, para exigir la restitución de la atención en la única unidad de radioterapia pública de la ciudad, que permanecerá cerrada por seis meses.

La protesta de los enfermos comenzó con una marcha que comenzó en la clausurada unidad de radioterapia del Hospital General de La Paz, administrado por la Gobernación, y recorrió varias calles hasta llegar al puente de Las Américas, donde algunas personas se crucificaron en señal de protesta.

 Lea: Bolivia busca actualizar su desfasada legislación de entidades políticas

La representante de los pacientes enfermos de cáncer, Rosario Calle, dijo a Efe que el Hospital General "es el único lugar público donde hay radioterapia", al que recurren personas sin recursos y sin seguro de salud.

Los pacientes con cáncer en Bolivia se crucificaron como medida de protesta por la falta de medicamentos. Foto: Cortesía / END.Atribuyó el problema a la "negligencia" de las autoridades ya que, según aseguró, los equipos fueron donados hace más o menos veinte años y que datan de mediados del siglo pasado.

Calle incluso recordó que algunos profesionales que llegaron a prestar sus servicios en ese establecimiento renunciaron, porque "no podían trabajar en esas condiciones", por ello cursaron notas a la Gobernación y al Ministerio de Salud con el afán de hallar una solución.

El Servicio Departamental de Salud (Sedes) decidió la semana pasada cerrar la unidad de radioterapia por seis meses, como medida a una valoración de expertos que aseguró que los equipos estaban obsoletos y que sugirieron una total reestructuración.

 Lea más: Vinculan a un brasileño con el robo de armamento de un cuartel en Bolivia

"¿Qué nos están diciendo? ¿Que nos tenemos que morir? Queremos vivir, tenemos hijos, tenemos familia", mencionó a Efe Lili, una mujer a la que se le diagnosticó la enfermedad y que salió a protestar a pesar de su condición.

"El cáncer avanza y no tiene paciencia, nos está devorando interiormente", señaló y pidió una solución a las autoridades regionales y nacionales.

El cierre de la unidad de radioterapia ha hecho que varios enfermos sean derivados a otros centros médicos, sin embargo quienes se movilizaron hoy aseguraron que esa medida no ha sido para todos.

Los pacientes de cáncer señalaron que los costos del tratamiento son muy altos en hospitales privados.

 También: Indígenas bolivianos muestran sus saberes medicinales en una feria en La Paz

"Son 4.500 dólares, considero unas 25 sesiones", comentó una de las integrantes de la manifestación.

El colectivo que contó con la presencia de unas treinta personas, y que mostró pancartas con leyendas como "queremos vivir" o "no queremos morir", dijo que la situación arrastra al menos a sesenta enfermos y que ese número podría aumentar.

En declaraciones a Efe, Yola, una mujer de 50 años con diagnóstico de cáncer de matriz, señaló que asistieron los que pueden caminar y que la mayoría está bajo internación, bajo tratamiento.

"Es atentar a nuestra vida, no hay soluciones, no hay tratamiento completo", enfatizó.

 Además: Bolivia refuerza su frontera con Brasil tras el robo a una unidad militar

El tratamiento consiste en sostener sesiones paralelas de quimioterapia y radioterapia para que sea efectivo, sin una de ellas el procedimiento es incompleto y el gasto insulso, señalaron quienes padecen la enfermedad.

El colectivo prepara una huelga de hambre en reclamo de mejores condiciones para el tratamiento de su enfermedad, sin embargo evalúan que quienes adopten la medida sean solo familiares y no los mismos enfermos, ya que ello complicaría aún más su salud.